El Banco de Japón no altera su política monetaria a pesar del deterioro de las economías emergentes

El Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón (BoJ) ha decidido por mayoría de 8 votos a 1 mantener sin cambios su política monetaria, así como su programa de estímulos de cara a lograr su objetivo de elevar la inflación al 2% a pesar de admitir el impacto en la economía del deterioro experimentado por los países emergentes.

 

De este modo, la institución continuará comprando bonos del Tesoro y otros valores con el objetivo de incrementar la base monetaria a un ritmo anual de unos 80 billones de yenes (586.587 millones de euros).

En el comunicado emitido por la institución después de su reunión, el BoJ admite que las exportaciones y la producción industrial de Japón se han “más o menos” estancado debido principalmente a la ralentización de las economías emergentes.

“Los riesgos para las perspectivas incluyen el desarrollo de los acontecimientos en las economías emergentes y exportadoras de materias primas”, añade la entidad.

Asimismo, el banco central nipón incluye entre los riesgos para sus estimaciones las perspectivas con respecto al problema de la deuda y la situación de la economía y los precios en Europa, así como el ritmo de recuperación en EEUU.

De este modo, el BoJ espera que la economía japonesa continuará recuperándose a un ritmo moderado, aunque reconoce que la inflación interanual probablemente se mantendrá en torno al 0% durante algún tiempo como consecuencia del descenso en los precios de las materias primas.

Además, el instituto emisor japonés considera que su programa de expansión cuantitativa y cualitativa “ha ejercido los efectos planeados” y seguirá aplicándose. En este sentido, la entidad ha expresado su disposición a realizar los ajustes necesarios al programa en función de la evolución de la actividad económica y de la inflación.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada