Tráfico fluido en víspera de Nochebuena con el deseo de que todos lleguen a casa

TraficoVeinticuatro horas antes de que millones de españoles celebran con su familia la Nochebuena, las carreteras apenas registran problemas en una jornada en la que Tráfico ha aprovechado para lanzar un mensaje: “Las carreteras acercan a la gente que se quiere. Que nadie se quede en el camino”.

En el ecuador de la primera fase de la operación especial de Tráfico, que se inició el pasado viernes y concluirá a las doce la noche de Navidad, solo algunas salidas de las grandes ciudades presentaban a media tarde dificultades.

Así sucedía en la A-4, la carretera de Andalucía, a la altura de la localidad madrileña de Ciempozuelos, o en la A-5, la de Extremadura, a su paso por Alcorcón.

También la carretera de circunvalación M-40 en Coslada (Madrid) para enlazar con la A-3 y en Villaverde, para hacerlo con la A-5, contaba a esas horas con circulación lenta.

Fuera de la Comunidad de Madrid, la B-20 en el nudo de Llobregat y la C-58, también en Barcelona, así como la CA-33 en San Fernando y la CA-48 en Chiclana, ambas en la provincia de Cádiz, eran las únicas vías con algún problema circulatorio.

Tráfico lento en sentido salida de la capital registrado esta tarde en la carretera A-5, carretera de Extremadura.

Tráfico lento en sentido salida de la capital registrado esta tarde en la carretera A-5, carretera de Extremadura.

El buen tiempo acompaña a los conductores, y solo las nieblas en algunos puntos del país pueden dificultar la circulación por motivos meteorológicos.

Además de esta tarde, en la mañana del día 24 se prevén numerosos desplazamientos de conductores que se trasladarán hasta sus localidades de origen para pasar la Nochebuena en familia.

Desde el pasado viernes y hasta la medianoche del día 25, Tráfico calcula que se producirán en las carreteras del país 6,7 millones de desplazamientos, algo más de una tercera parte de los 17 millones que se prevén para todo el periodo navideño, que concluirá a las doce de la noche del día de Reyes.

Un periodo en el que en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil incidirá en los controles de alcohol y drogas y de velocidad, a la vez que pondrá el ojo en las carreteras secundarias, también muy frecuentadas en estas fechas.

Precisamente, Tráfico ha elegido un pueblo imaginario, Villarroyo, al que posiblemente se accede por una carretera secundaria, para protagonizar los “spots” de la campaña que se emitirá en televisiones, radios y cines esta Navidad.

Villarroyo es un pequeño pueblo de España, como hay muchos, que en invierno apenas cuenta con 14 habitantes. Sentado en una silla, uno de sus pocos habitantes, un anciano, se sitúa a la entrada de la aldea para comprobar que todos los vecinos que tenían previsto pasar la Navidad en el municipio llegan sin problemas.

El anciano, satisfecho, hace recuento. Son 141 las personas que en Nochebuena celebran la Navidad. El pueblo se ha convertido ahora en un lugar lleno de vida y alegría.

Así resume Tráfico en el vídeo, uno de 20 segundos y otro más largo de 45 segundos, su deseo de que un año más las carreteras cumplan su verdadera función: “Acercar a la gente y llenar sitios de vida, sin perder ninguna por el camino”.

Las carreteras acercan a la gente que se quiere, producen encuentros. “Gracias por llegar”, dicen los mensajes de Tráfico en su deseo de conseguir “un 2015 sin víctimas”.

Tráfico quiere agradecer a la mayoría de los ciudadanos el correcto comportamiento que tienen en la carretera, al tiempo que desea que el próximo año no se produzcan víctimas en las carreteras.

Un objetivo posible, añade la DGT en una nota, “si todos (conductores, pasajeros o peatones) hacemos nuestra parte: usar el cinturón de seguridad, respetar los límites de velocidad, no ingerir alcohol o drogas si luego se va a conducir o no distraerse o distraer al conductor”.

Son “pequeños actos que en multitud de ocasiones pueden salvarnos de un accidente”, subraya Tráfico.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada