El Papa celebrará una misa en la Plaza de la Revolución de La Habana

En la imagen, la gente reacciona ante la llegada del Papa a las atueras del aeropuerto de la Habana, el 19 de septiembre de 2015.

En la imagen, la gente reacciona ante la llegada del Papa a las atueras del aeropuerto de la Habana, el 19 de septiembre de 2015.

El Papa Francisco celebra una misa con decenas de miles de cubanos el domingo en la Plaza de la Revolución de La Habana, el corazón político de Cuba donde el gobierno comunista pone en escena sus grandes mítines.

La enorme plaza es donde los cubanos celebran el 1 de Mayo bajo los enormes retratos de líderes revolucionarios como Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos colgados de las fachadas de los edificios del gobierno.

Para dar la bienvenida al Papa, un cartel igual de gigantesco de Jesucristo se colgó en las proximidades.

Aunque el gobierno cubano se solaza bajo el resplandor de la visita de cuatro días de Francisco, no está claro si Francisco empleará el escenario el domingo para lanzar críticas sobre democracia y derechos humanos a los líderes comunistas. El Papa también podría visitar al retirado líder Fidel Castro, de 89 años.

Al llegar el sábado, Francisco exhortó a Cuba y Estados Unidos a intensificar el reciente acercamiento en el que él mismo fue mediador, y animó a Cuba para otorgar más libertad a la Iglesia Católica Romana, que ha vuelto a surgir como una fuerza poderosa en la isla después de sufrir décadas de represión.

Grandes multitudes agitando banderas saludaron a la caravana del Papa, dando así la bienvenida al primer Papa latinoamericano que hablará a los cubanos en español, su lengua materna común.

Muchos cubanos aprecian al Papa por su papel en las conversaciones secretas que dieron lugar a la histórica distensión entre Cuba y Estados Unidos en diciembre pasado, cuando el presidente cubano Raúl Castro y el presidente estadounidense Barack Obama se comprometieron a normalizar las relaciones de ambos países y a poner fin a más de medio siglo de animosidad de Guerra Fría.

Francisco volará de Cuba a Washington el martes para reunirse con Obama y hablar ante Congreso de Estados Unidos y las Naciones Unidas.

Cuba aplaudirá a cualquier condena papal del embargo estadounidense a la isla, que persiste a pesar del cambio en la política de Obama, ya que sólo el Congreso de Estados Unidos puede levantarlo. El liderazgo republicano en el Congreso ha desafiado a las peticiones de Obama en este sentido.

DETENCIONES

Pero el gobierno de Castro también será sensible a cualquier crítica de su sistema político unipartidista o la represión de los disidentes.

La policía ha detenido a entre 10 y 20 disidentes para que no puedan asistir a los eventos papales y un número similar fueron amenazados o advertidos, dijo el sábado Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional de Cuba.

Entre ellos se encontraban tres disidentes cuya detención les impidió mantener una reunión con el Papa, dijo Berta Soler, líder del grupo disidente cubano Damas de Blanco.

En lugar de ver a Francisco en la residencia diplomática del Vaticano en La Habana, Soler dijo que Miriam Leyva y Martha Beatriz Roque estuvieron bajo custodia policial durante varias horas.

“El Santo Padre no va a cambiar nada en Cuba”, dijo Soler. “No esperamos mucho de Francisco porque viene aquí para hablar de cuestiones políticas entre Cuba y Estados Unidos, no para resolver nada”.

Las Damas de Blanco, que a menudo tienen escaramuzas con la policía tras la misa dominical, tienen previsto asisitir a la misa papal vestidas de blanco.

Aunque Francisco no criticó abiertamente al gobierno el sábado, sí dijo que le gustaría que su saludo abrazase especialmente a aquellos que, por diversos motivos, no va a poder ver, y a los cubanos de todo el mundo.

Con esto se refería claramente a exiliados cubanos en todo el mundo, entre ellos los estridentes anticomunistas que se concentraron en el sur de Florida en los primeros años tras de la revolución de 1959 encabezada por Fidel Castro.

Algunos entendieron que Francisco también aludía a los opositores políticos del gobierno de Cuba que están en la cárcel.

Cuba niega que tenga presos políticos, pero un grupo disidente de derechos humanos dice que hasta 60 están presos en cárceles del país.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada