La actividad privada de eurozona marca máximo de cuatro años en el tercer trimestre

El indicador compuesto adelantado PMI que refleja la actividad del sector privado de la zona euro descendió en septiembre desde los 54,3 puntos de agosto hasta los 53,9 enteros, lo que no impide que en el conjunto del tercer trimestre de 2015 registre su mejor dato en cuatro años.

Los datos del estudio elaborado por Markit apuntan a un crecimiento sostenido de la economía de la zona euro al final del tercer trimestre, al mismo tiempo que un crecimiento más acelerado de los nuevos pedidos y de los pedidos pendientes indican que la expansión continuará en los próximos meses.

Por otro lado, Markit informa de que los precios de venta se mantuvieron estables a pesar de una intensa reducción de los precios de los productos básicos.

Por países, el estudio refleja que Francia siguió “poniendo freno a la recuperación”, aunque su crecimiento se recuperó desde el nivel de casi paralización observado en agosto, mientras que en Alemania y el resto de la región el crecimiento se ralentizó.

En concreto, el indicador de la actividad comercial del sector servicios descendió desde los 54,4 puntos de agosto hasta los 54 puntos, su mínimo en dos meses, mientras que el del sector manufacturero cayó desde los 52,3 puntos hasta los 52 puntos, su dato más bajo en cinco meses.

“Los estudios del PMI de septiembre indican una nueva expansión sostenida de la economía de la zona euro, pero todavía sigue siendo alarmante la falta de aceleración del crecimiento hasta un ritmo suficiente como para generar una mayor inflación o una sólida creación de empleo, advirtió Chris Williamson, economista jefe de Markit.

En este sentido, el estudio sugiere que el PIB de la eurozona aumentó un 0,4% en el tercer trimestre, porcentaje similar al crecimiento observado en el segundo trimestre. No obstante, añadió que este nivel se encuentra por debajo de la que se considera su tasa de crecimiento potencial a largo plazo y apunta a un aumento de sólo 1,6% este año.

En opinión de Williamson, “sin duda alguna el BCE querría ver un mayor rendimiento para sus euros en respuesta al estímulo de su programa de flexibilización cuantitativa”. Sin embargo, admitió que es motivo de debate si estas cifras son “suficientemente débiles” como para convencer al banco central de adoptar medidas aún más agresivas por el momento.

Por otro lado, agrega que Francia especialmente sigue dando motivos de preocupación, ya que mientras que los datos del crecimiento del PMI

para la economía alemana señalan un aumento del PIB de 0,4% en el tercer trimestre, en Francia sólo indican una expansión de 0,1%

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada