Brasil fija metas de reducción de gases previo a Conferencia de París

gasesBrasil reducirá la contaminación de gases de efecto invernadero en 37% para 2025 y en 43% para 2030, dijo la presidenta Dilma Rousseff al anunciar este domingo las propuestas de su país para la Conferencia de París (COP 21) sobre el clima.

“Quiero anunciar que será de 37%, de aquí a 2025, la contribución de Brasil para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Rousseff durante la Cumbre de Desarrollo Sostenible que tiene lugar en la sede de la ONU en Nueva York.

“Para 2030 nuestra ambición es llegar a una reducción del 43%”, añadió la mandataria. El año base para ambas proyecciones es 2005.

Brasil llevará estas propuestas a la gran conferencia internacional sobre cambio climático (COP21), que reunirá a 195 países entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre en París con el objetivo de alcanzar un acuerdo para limitar a un máximo de 2 grados el calentamiento del planeta en relación a la temperatura de la era preindustrial.

Esa cumbre, que sigue a la celebrada en Lima en 2014, será una “oportunidad única” para elaborar una “respuesta común” a los desafíos climáticos, afirmó Rousseff.

Según la mandataria, Brasil también se comprometerá a la recuperación de pastos degradados y la integración de cinco millones de hectáreas para ganadería y bosques.

“Seguimos diversificando las fuentes renovables de nuestra mezcla energética, una de las más limpias del mundo”, afirmó.

“Comunes pero diferenciadas”

En la Cumbre de Desarrollo Sostenible, que culmina este domingo, Rousseff expresó el compromiso de su país con la agenda post-2015 de desarrollo acordada el viernes para acabar con la pobreza en los próximos 15 años.

“Esta agenda innovadora exige la solidaridad mundial, la determinación de cada uno de nosotros y el compromiso de hacer frente al cambio climático, superando la pobreza y construyendo oportunidades para todos”, dijo la mandataria, que volverá a pronunciar un discurso ante la Asamblea General de la ONU el lunes.

En referencia al combate frente al cambio climático, Rousseff pidió que las obligaciones de los países “deben ser ambiciosas” y acordes con el “principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas”, un gesto hacia los países industrializados para que realicen un esfuerzo proporcionalmente mayor que los más pobres.

La nueva agenda es mucho más ambiciosa que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015): contempla la participación de los países industrializados y, además de la pobreza y la salud, abordará asuntos como el buen gobierno, la igualdad de género y la lucha contra la corrupción.

Expertos calculan que se necesitarán entre 3,5 y 5 billones de dólares anuales durante 15 años para financiar la ambiciosa iniciativa.

Reunión con Hollande, Humala y Ban

Brasil ya hizo público este año su compromiso para restaurar 12 millones de hectáreas de bosques y eliminar la tala ilegal en la Amazonia para 2030.

La mayor economía de América Latina recortó sus emisiones de dióxido de carbono, las que se han mantenido relativamente estables en los últimos años, por lo que se estima que alcanzará la meta que se fijó para 2020 por debajo de los 2.000 millones de toneladas, según estudios recientes.

En Nueva York, Rousseff tendrá un almuerzo de trabajo para discutir el cambio climático con el presidente de Francia y anfitrión de la cumbre sobre el clima, François Hollande; con el presidente de Perú, Ollanta Humala; y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

También participará en un encuentro sobre igualdad de género, y recibirá al multimillonario de Microsoft, Bill Gates y su esposa Melinda. La fundación de Bill y Melinda Gates presentó el viernes en Nueva York una demanda contra la brasilera Petrobras por pérdidas de inversiones a causa del escándalo de corrupción del gigante petrolífero que ha ensombrecido la presidencia de Rousseff.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada