La vendimia en la Rioja confirma una gran añada de 2015 en calidad

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación, José María Daroca, durante una entrevista con Efe en la que ha informado de que la vendimia en el conjunto de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja está generalizada y los primeros descubes confirman una añada de 2015 que puede ser de gran calidad.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación, José María Daroca, durante una entrevista con Efe en la que ha informado de que la vendimia en el conjunto de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja está generalizada y los primeros descubes confirman una añada de 2015 que puede ser de gran calidad.

La vendimia en el conjunto de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja está generalizada y los primeros descubes confirman una añada de 2015 que puede ser de gran calidad, según ha informado el presidente del Consejo Regulador de la Denominación, José María Daroca.

La cosecha, en la que se prevé superar los 434 millones recogidos en 2014, está a un tercio de su recolección y, gracias al buen tiempo, “se está haciendo de forma muy selectiva”, con el fin de obtener la mayor calidad posible, ha precisado.

Con la cautela de que aún queda una parte de octubre para que finalice la vendimia, Daroca ha asegurado que el viñedo, en su conjunto, ofrece un “excelente” estado sanitario y con una carga de uva para ser una muy buena añada en cantidad y calidad en toda la Denominación, que comparten La Rioja, País Vasco y Navarra.

A las buenas prácticas vitivinícolas del sector, se ha sumado este año una buena climatología, en general, que ha favorecido la correcta evolución del estado vegetativo del viñedo, con ausencia de plagas o enfermedades de importancia; una buena brotación y una perfecta ligazón para poder cosechar una uva de “gran calidad”.

Según sus datos, los parámetros de la uva depositada en bodega confirman unas buenas expectativas de cosecha.

Como viticultor, Daroca ha explicado que, para tener unas uvas de calidad, “lo primero es hacer mucha labor cultural en la viña”, que pasa por el cumplimiento de unas normas en la poda, establecidas en el Reglamento de la Denominación, pero también en la escarda, el desniete y el aclareo de los racimos.

“Es una tradición -ha dicho- milenaria, que va pasando de generación en generación, pero que no cambia porque lo llevamos dentro y porque tenemos claro que hay que apostar por la calidad”, marcada, también, por la limitación de los rendimientos máximos amparables.

Este año, de acuerdo con las buenas expectativas de cosecha y la evolución positiva de la comercialización, el Consejo Regulador ha elevado en un 2 % el rendimiento máximo de producción amparable respecto al pasado año, que ha pasado a ser de 6.955 kilos por hectárea para uvas tintas frente a los 6.500 de referencia que establece el Reglamento de la Denominación, y de 9.360 para blancas.

En lo que se refiere al rendimiento de transformación uva-vino en las elaboraciones, para esta campaña se ha autorizado un máximo de 70 litros de vino por cada 100 kilos de uva.

“Todo lo que supere el tope máximo supone perder calidad”, ha recalcado Daroca, para quien las actuaciones de control del Consejo durante toda la vendimia también son claves dentro del sistema de garantías de calidad y origen que Rioja ofrece a los consumidores.

La aprobación de las “normas de campaña” por amplia mayoría del sector, ha agregado, también es significativa de que la política de calidad en Rioja constituye actualmente “uno de los principales ejes estratégicos del modelo de Denominación que hemos venido configurando a lo largo del tiempo y que se quiere impulsar para el futuro”.

Daroca ha recordado que el objetivo fundamental de estas “normas de campaña” es optimizar la calidad de las uvas producidas en la DOCa Rioja, cuyo potencial productivo para la presente vendimia alcanza, aproximadamente, las 61.912 hectáreas.

Una vez recogida la uva, se inician los controles en bodega, donde “el que más calidad lleva, más cobra”, ha recalcado Daroca, para quien no todas las uvas se cotizan por igual.

En este contexto, ha resaltado que el Consejo Regulador destina importantes recursos humanos y económicos a estas actuaciones de control, consecuentes con la estrategia de elevar el nivel de excelencia de todos los vinos elaborados.

Respecto a los precios de la uva de la presente cosecha, ha indicado que hay operaciones de grandes bodegas a 85 céntimos el kilo de uva tinta, que entiende que es “un precio con el que todos nos podemos defender -viticultores y bodegas- y vivir dignamente”.

Viticultores y bodegas se han dado cuenta “hace mucho tiempo”, ha enfatizado, que producir en cantidad no es rentable y que el camino está en la calidad, que ya reporta beneficios.

“Si se opta solo por la cantidad, esto, quizá, se viene abajo y nos habremos cargado toda la Denominación”, ha subrayado el presidente de su Consejo Regulador.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada