Marieta Quesada, pintora: ‘’Creo que mi pintura, mi arte es una expresión de lo que yo llevo dentro’’

Marieta Quesada ha pasado por Vigo para clausurar la exposición ‘Un santo en Datos’. Copyright © Grupo ES., 2014.

Marieta Quesada ha pasado por Vigo para clausurar la exposición ‘Un santo en Datos’. Copyright © Grupo ES., 2014.

Marieta Quesada (Vigo, 1962) ha pasado por Vigo para clausurar la exposición ‘Un santo en Datos’. Pertenece a una conocida familia viguesa de los Quesada, con 11 miembros que se dedican al mundo del arte. Ella vive de su pintura, tiene empresa propia y se ha afincado desde hace años en Córdoba aunque no olvida su Vigo natal, donde ha expuesto en solitario en seis ocasiones. Su agradecimiento a Don Álvaro del Portillo la ha traído nuevamente a su ciudad natal.

 

Se presenta con ropa pintada por ella misma. Tiene incluso con nombre la pieza que lleva, ‘El Hundimiento de Venecia’. Dice con gracia que es ropa para “tiempos de crisis”. Lo dirá en la clausura a raíz de que la presentadora hable de su empresa ConArte que también diseña pañuelos, pasminas, bolsos, entre otros productos. En la entrevista no se concede ni una broma y está muy seria. No contesta de forma directa y le gusta ilustrar con un sucedido.

 

La artista de la exposición ‘Un santo en datos’ destaca “lo bonita que es” y cree que le hubiese gustado mucho a Don Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei. Marieta Quesada lo razona diciendo que “está hecha con mucho rigor, de una manera actual y de forma universal”. Para la pintora “no todos los beatos pueden ver su vida plasmada de una manera tan gráfica, la trayectoria e influencia que ha tenido en el mundo entero, en un siglo tan duro como ha sido el siglo XX”.

 

Añade que “la exposición está muy trabajada. Juega con los paneles, con la luz, el vídeo… y utiliza muchos elementos que la hacen muy movible, dinámica. Es una exposición que está recorriendo muchos puntos de España y está teniendo gran repercusión en la opinión pública”.

Copyright © Grupo ES., 2014.

Copyright © Grupo ES., 2014.

La singularidad de la exposición en Vigo, ha sido un panel y un folleto sobre el paso de Álvaro del Portillo a partir del año 45 por Vigo, en ocasiones, de camino a Portugal. “Aquí siempre hemos estado muy unidos al santuario de Fátima en Portugal. Y para san Josemaría y Don Álvaro era un camino obligado el pasar por Tui… Al ser algo tan entrañable (la devoción a la Virgen) es algo que nos llega más (hondo)… Es como si así se metieran (san Josemaría y Don Álvaro) un poco más en el corazón de la gente de esta zona de España… tan vinculada a la Virgen y a sor Lucia que murió en Tui. Todo lo hemos tenido tan cercano…”.

 

La huella de Don Álvaro del Portillo en su vida la atribuye Marieta Quesada sobre todo al buen conocimiento de sus escritos. “Yo me ido formando a la sombra de sus escritos. Desde 1977 que le conocí hasta 1994 en que falleció, prácticamente a diario, he leído, he meditado los escritos. Y esto desde una edad tan temprana, con 14 o 15 años. Esto te va marcando, formando… fragua tu personalidad y tu manera de trabajar. Creo que mi pintura, mi arte es una expresión de lo que yo llevo dentro. Y si, como dice mucha gente, tienes una pintura alegre, un colorido, una precisión… Quizá porque he podido adquirir todas esas cualidades a la sombra de esos escritos de Don Álvaro que han ido guiando mi vida durante muchos años”.

Copyright © Grupo ES., 2014.

Copyright © Grupo ES., 2014.

Entre los rasgos del futuro beato, Quesada destaca “la profesionalidad” de Álvaro del Portillo. “Era un hombre muy trabajador. Era un hombre que estudió muchas carreras… Tenía un coeficiente intelectual muy alto. Pero estaba dispuesto a dejar todo eso si el Opus Dei o la Iglesia lo necesitaba. Luego continuó con ese nivel profesional ayudando a la Santa Sede, ayudó a san Josemaría a desarrollar la Obra y más tarde como Prelado de la Obra”.

 

Marieta recuerda como en una ocasión le pasaron a Don Álvaro un escrito en el que no estaban cotejadas las fechas y la procedencia de las citas. Y se lo encontraron buscando en los libros las citas… y escribiendo en rojo todos los datos que faltaban. “Estaba en lo grande y en lo pequeño. Y eso es genuinamente el espíritu del Opus Dei… Santificar el trabajo, santificarnos en el trabajo y santificar a los demás a través del trabajo”.

 

Se podría pensar que una mentalidad como la de Álvaro del Portillo, de ingeniero, no tiene nada que ver con una artista como Marieta Quesada. Ella lo explica así. “Cuando se celebró el centenario de san Josemaría tuve la suerte de participar en un congreso (sobre su figura). Estuve con muchos artistas. Cada uno íbamos expresando en qué nos había ayudado el Opus Dei en nuestro trabajo, en nuestra familia… en su vida. Cuando regresé, tuve la oportunidad de comentarle a Javier Echevarría, (sucesor de Don Álvaro del Portillo) que, cuando estaba en esa intervención, me dio la impresión de ver como se plasmaba la Obra en el futuro. (Veía) que cambiaban las personas, cambian los trabajos pero la Obra es, con el símil del Fundador, como un “puchero” de dónde cada uno coge de ese puchero lo que necesita para su vida, para su trabajo… para lo que sea. Por eso, da igual qué trabajo sea. Lo importante es ese espíritu que a cada uno ayuda en lo que necesite”.

Copyright © Grupo ES., 2014.

Copyright © Grupo ES., 2014.

Sobre si recibió alguna directriz para su trabajo de Álvaro del Portillo, Marieta Quesada cuenta que, en una ocasión, “vio una obra mía que estaba colgada en un pasillo. Se fijó y dijo: decidle a Marieta que pinte a san Josemaría”. Cuando le llegó la indicación, le detallaba: ‘Píntalo cómo quieras, de una manera actual, como tú eres. Esa libertad me ayudó mucho. Es como mejor puedo pintar, plasmar lo que siento, pienso y veo. Con esa libertad que todos necesitamos para expresar nuestra creatividad”.

De momento, Marieta no tiene colgado en internet este cuadro de san Josemaría, pero dice que pronto lo hará. Lo lleva en una foto en el móvil. Es un san Josemaría alegre, sonriente como el era y con la mano extendida que, como decía el Fundador del Opus Dei, pedía oraciones ‘como un pobrecito’ por él.

P1015485

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada