Bruselas trata de librar a las titulizaciones del estigma de las hipotecas basura

El comisario europeo para la Estabilidad Financiera y Servicios Financieros, Jonathan Hill, intervene durante una rueda de prensa celebrada en la sede de la Comisión Europea (CE) en Bruselas (Bélgica), hoy.

El comisario europeo para la Estabilidad Financiera y Servicios Financieros, Jonathan Hill, intervene durante una rueda de prensa celebrada en la sede de la Comisión Europea (CE) en Bruselas (Bélgica), hoy.

Bruselas se ha marcado como objetivo librar a las titulizaciones, unos instrumentos financieros que suelen pecar de opacidad, del estigma que arrastran desde el estallido de la burbuja de las hipotecas basura que desencadenó la crisis financiera mundial hace siete años.

Esta es la principal medida de la primera fase que la Comisión Europea (CE) ha desvelado hoy para, con el consentimiento de los Estados miembros y el Parlamento Europeo (PE), crear una Unión de Mercado de Capitales europea.

Para ello, el Ejecutivo comunitario ha puesto hoy sobre la mesa un plan de acción con dos objetivos concretos: revivir un mercado de titulizaciones con productos de “alta calidad” que devuelvan la confianza a los inversores, y promover las inversiones a largo plazo en infraestructuras.

La titulización es el proceso mediante el cual determinados derechos de crédito de una entidad son vendidos en forma de valores negociables.

La opacidad de las titulizaciones favoreció la venta de productos de baja calidad que alimentaron la burbuja de las hipoteca basura en EEUU y el contagio de su estallido al resto del mundo a través de inversores que no sabían qué habían adquirido exactamente.

Pese a que el epicentro de las turbulencias se situó al otro lado del Atlántico, el mercado de titulizaciones se ha recuperado en buena medida en EEUU, mientras que en Europa se mantiene bajo mínimos, lo que preocupa a Bruselas, empeñada en facilitar los flujos de capitales en los Veintiocho.

“El proceso en su conjunto ha sido contaminado, estigmatizado, por lo que pasó en EEUU, mientras que las tasas de impago en la Unión Europea fueron muy bajas” durante la crisis, defendió el comisario europeo de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de Mercados de Capitales, Jonathan Hill.

La propuesta presentada hoy por la Comisión establece una serie de criterios que estos productos deberán cumplir para evitar que se vuelvan a repetir episodios parecidos, respaldados por sanciones en el caso de se descubran malas prácticas.

Ante los temores que generan las titulizaciones, Hill afirmó tener “mucha confianza en que estamos actuando de una manera prudente y proporcional”.

“No es que estemos tratando de revivir algo por la puerta de atrás, sigue un trabajo muy detallado y cuidadoso hecho por organizaciones con espíritu conservador”, dijo.

Los emisores de las titulizaciones tendrán que comunicar a la Autoridad Europea de Valores y Mercados, basada en París, los detalles de las mismas, lo que supondrá que serán “legalmente responsables de cualquier informe erróneo” sobre sus características.

Si una autoridad competente determina que una titulización que se consideraba que cumplía con los nuevos criterios en realidad no los cumple, se podrá imponer una sanción financiera a su responsable de un mínimo de cinco millones de euros, hasta el 10 % de su volumen anual o “grandes sumas simulares”, según la propuesta.

Además, los Estados miembros tendrán la posibilidad de introducir cargos penales, pero no están obligados a ello, recalca Bruselas.

La CE plantea que la supervisión de cada uno de los actores que participan en las operaciones con titulizaciones -emisores, originadores, patrocinadores, inversores, entre otros- esté en manos de las autoridades competentes, de modo que si se trata de un banco, será el supervisor bancario.

De este modo, será necesaria la colaboración de las diferentes autoridades de distintos sectores y países.

Por otra parte, la Comisión propone enmendar las normas Solvencia II, que determinan cuánto capital deben tener las compañías aseguradoras para cubrir los riegos que conllevan sus inversiones, para suavizar las exigencias cuando invierten en proyectos de infraestructuras a largo plazo.

“Actualmente, una compañía de seguros que quiera invertir en un proyecto público como una autovía estaría sujeta a los mismos requisitos de capital que si quisiera invertir en cualquier compañía privada, incluso si los proyectos de infraestructura generalmente se benefician de ingresos futuros predecibles y por tanto tienen un mejor perfil de riesgos”, explicó la CE.

Además, el Ejecutivo europeo ha abierto sendas consultas sobre fondos de capital de riesgo y sobre bonos garantizados, y una tercera sobre si la legislación que afecta al sector financiero está funcionando tal y como se esperaba, o si hay solapamientos o inconsistencias entre las diferentes normas.

Tras esta primera batería de medidas hacia la Unión de Mercados de Capitales, la Comisión anunciará antes de finales de año una nueva propuesta para cambiar la directiva que regula el folleto que debe publicarse cuando se emiten valores, “con el objetivo de que a las pymes les resulte más fácil y barato reunir capital”.

Estos documentos actualmente son caros y largos, con incluso 300 páginas y aunque existe una versión más “ligera” especialmente pensada para pymes, sigue siendo una carga para estos negocios.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada