La UE trabajará para lograr la interconexión gasista España-Francia Midcat en 2020

El comisario europeo de Política Climática y Energía, Miguel Arias Cañete, ha afirmado este lunes que el gaseoducto Midcat, que debe unir España y Francia a través de Cataluña, es estratégico para la UE, que trabajará con el objetivo de que sea una realidad en 2020 pese a las “dificultades” del proyecto.

En la apertura de un seminario internacional sobre el gas natural y su papel en la seguridad energética de Europa organizado por la Fundación Gas Natural Fenosa en el Palau de la Música de Barcelona, ha afirmado: “El Midcat estará entre nuestras prioridades y nuestro deseo es que estuviera finalizado en 2020″.

“La CE va a poner sobre la mesa todos los elementos de que dispone para que se desarrolle”, ha añadido, y ha explicado que se ha definido una primera fase de 235 kilómetros de gaseoducto y 470 millones de euros de inversión, más una segunda fase para adaptaciones en Francia con costes muy superiores a los de la fase inicial.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha detallado que la fijación de estas dos fases se produjo la semana pasada en una reunión con las empresas de transporte de gas en España y Francia, lo que supone “prácticamente un acuerdo técnico para tirar adelante que ha roto el nudo gordiano que impedía solucionar este problema”.

Respecto a la primera fase, 150 millones de inversión corresponden a la zona española y 320 a la zona francesa, y ha considerado que podrá estar a punto en 2020 “sin demasiados problemas”; en España ya está construido el tramo Barcelona-Hostalric, mientras que entre Hostalric y la frontera francesa está el trazado definido y las licencias ambientales conseguidas.

La presidenta de la compañía de transporte francesa TIGF, Monique Delamare, ha hecho hincapié en que la clave es definir quién va a pagar estas inversiones, pero ha celebrado que el acuerdo técnico de la semana pasada sitúa el proyecto “en el buen camino”, a la espera del visto bueno de las autoridades nacionales y comunitarias.

SOLIDARIDAD.

Cañete ha ejemplificado que, igual que para recuperar la economía y atender los flujos migratorios, el reto de la energía se podrá afrontar si Europa avanza “con solidaridad”, y ha indicado que el plan de inversiones estratégicas de la UE pasa por conseguir la mayor inversión privada con el mínimo de inversión pública, a la vez que la CE trabaja por un marco regulatorio común y estable.

Ha incidido en la necesidad de diversificar las fuentes de suministro en Europa porque todavía hay países que dependen por completo del gas ruso, mientras que Rusia quiere dejar de abastecer a través de Ucrania a partir de 2019 para hacerlo a través de Turquía, para lo que la UE no cuenta con una conexión adecuada.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha defendido que España tiene la oportunidad de aprovechar el comercio internacional de gas, ya que cuenta con una infraestructura de Gas Natural Licuado (GNL) “capaz de suministrar a Europa la mitad del gas que llega desde Rusia a través de Ucrania”, pero que para ello hace falta la interconexión Midcat.

El conseller de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, ha lamentado que la interconexión Midcat no ha avanzado hasta ahora al ritmo deseado, pese al papel que jugaría aportando seguridad de suministro y facilitando el transporte de gas desde África hacia Europa, y ha esperado el impulso del proyecto en la UE “a pesar del no entusiasmo de las autoridades francesas”.

ENERGÍA “SEGURA Y DE FUTURO”.

El presidente de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, ha reivindicado que el gas aporta eficiencia en muchos procesos industriales, permite el despliegue de energías renovables –actuando como fuente alternativa cuando las renovables no producen– y es poco contaminante, por lo que es una energía “segura y de futuro”.

Ha opinado que, pese al deseo de diversificar fuentes de suministro, Europa consume todavía poco GNL, y que por seguridad debería aumentar las interconexiones y el almacenamiento de gas, y ha insistido en su defensa de permitir explorar las posibilidades de explotar gas de esquisto (‘shale gas’) en Europa, ya que “no tiene sentido ir a buscar fuera.si hay aquí”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada