El BCE realizará pruebas de estrés a nueve bancos europeos que esquivaron el examen de 2014

La nueva sede del Banco Central Europeo en Fráncfort.

La nueva sede del Banco Central Europeo en Fráncfort.

El Banco Central Europeo (BCE) concluirá el próximo mes de noviembre su evaluación global de nueve entidades de crédito europeas, ya que ocho de ellas no fueron examinadas en el ejercicio de 2014 y la portuguesa Novo Banco no se sometió a las pruebas de estrés, según recoge en un comunicado.

El BCE subraya que la evaluación de estas entidades, que comprende un análisis de la calidad de los activos y una prueba de resistencia, está siendo realizada por el BCE aplicando la metodología empleada en el ejercicio del año pasado.

En concreto, las entidades analizadas son la belga Banque Degroof, la francesa Agence Française de Développement, la luxemburguesa J.P. Morgan Bank Luxembourg, la maltesa Mediterranean Bank plc, las austriacas Sberbank Europe y VTB Bank (Austria), la eslovena Unicredit Banka Slovenija y la finlandesa Kuntarahoitus Oyj (Municipality Finance).

Según se decidió a principios de año, todas estas entidades se someterán a las dos pruebas de las que consta la evaluación global, mientras que al portugués Novo Banco sólo se le realizará la prueba de resistencia, que fue pospuesta en el ejercicio del año pasado.

Los resultados de las entidades individuales se publicarán durante el mes de noviembre en plantillas estandarizadas con un formato similar al utilizado en el ejercicio de 2014.

Por otro lado, el BCE informa de que cinco de las entidades tenían ya en 2014 carácter significativo conforme a lo dispuesto en el Reglamento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que establece los criterios en base a los cuales las entidades de crédito quedan sujetas a la supervisión directa del BCE.

Entre dichos criterios se incluye que el valor total de sus activos supere los 30.000 millones de euros o represente el 20% del PIB del

Estado miembro de que se trate o que sea una de las tres entidades de crédito más significativas de un Estado miembro participante.

Las otras cuatro entidades podrían considerarse significativas antes de finales de enero de 2016 y por tanto están sujetas a la evaluación.

EJERCICIO DE 2014.

En la evaluación global de 2014, que consistió en un examen de la salud financiera de 130 entidades de crédito antes de que el BCE asumiera sus funciones de supervisión bancaria directa, se detectó un déficit de 25.000 millones de euros en 25 entidades y déficits residuales en 13 de estas tras tenerse en cuenta las medidas adoptadas durante 2014.

El BCE defiende que la evaluación global ha sido un instrumento efectivo para impulsar la adopción de medidas requeridas para incrementar los niveles de capital de nivel 1 ordinario de las 13 entidades y tener en cuenta los resultados cualitativos identificados en el examen de la calidad de los activos de un grupo más amplio de las entidades participantes.

Entre las medidas adoptadas por las entidades se incluyen desinversiones, incremento de capital y actividades de reestructuración, así como mejoras de la gestión del riesgo y de los procedimientos de contabilidad prudencial.

“El BCE sigue trabajando con estas y todas las demás entidades que supervisa directamente para garantizar que tengan niveles de capital adecuados y que, en el curso de la supervisión diaria, afronten los riesgos de manera prospectiva”, añade.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada