El volumen de auditorías cae a niveles de hace una década por la desaparición de empresas durante la crisis

El volumen de trabajos de auditoría realizados en el último año ha descendido a niveles de hace una década debido a la desaparición de un gran número de empresas durante la crisis, después de alcanzar en 2008 su pico más alto, con 68.882 trabajos totales realizados por el sector, según los datos del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC).

El número de auditorías ha ido en ascenso creciente desde 1990, despuntando entre 2008 y 2011, años fuertes de la crisis, donde el volumen total de auditorías rondó los 68.000 trabajos.

Sin embargo, la desaparición de empresas en los últimos años y la reducción de costes que han llevado a cabo las compañías han provocado que el número de auditorías se haya reducido, hasta cerrar 2014 con 59.092 trabajos por los que se facturaron más de 632 millones de euros.

“Al igual que en todos los sectores económicos, es normal que en aquellos negocios que tienen un componente cíclico muy importante se produzcan retrocesos en su evolución, tanto de su cifra de negocio global como en la de profesionales que se desempeñan en esa actividad”, ha explicado a Europa Press el analista de XTB Rodrigo García.

El experto ha señalado que, como consecuencia de la crisis, el número de empresas se ha ido reduciendo, debido a la desaparición de muchas, al igual que ha caído el volumen de compañías que tenían intención de salir a Bolsa, lo que ha perjudicado al sector de la auditoría.

“El empeoramiento de las perspectivas económicas y la propia crisis han sido las causantes de estos hechos. También ha existido un esfuerzo de las empresas por reducir costes y las partidas de contabilidad externa y auditoria no han escapado a estas decisiones”, ha apuntado.

CERCA DE 60.000 AUDITORÍAS EN 2014

Durante 2014 se llevaron a cabo 425 trabajos de auditoría entre entidades de crédito supervisadas por el Banco de España, 449 entre entidades de seguros supervisadas por la Dirección General de Seguros, 87 entre entidades de seguros bajo supervisión de organismos autonómicos y 225 entre sociedades de garantía recíproca, entidades de pago y entidades de dinero electrónico.

También se realizaron 5.469 auditorías entre instituciones de inversión colectiva y empresas de servicios de inversión, 1.563 entre fondos de pensiones y sociedades gestoras que los administran y 50.874 entre entidades de otro tipo. La mayoría de las entidades auditadas tenían una cifra de negocios inferior a los 3 millones de euros.

A lo largo del pasado ejercicio, las auditoras también desarrollaron 7.616 trabajos relativos a entidades de interés público (EIP). Precisamente, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un Real Decreto para reducir en un 74% el número de EIP, que pasarán de 7.000 a 1.800.

Con esta definición entrarían dentro del concepto de Entidades de Interés Público, entre otras, además de las entidades de crédito, sociedades cotizadas y aseguradoras, las fundaciones bancarias, los fondos de pensiones e instituciones de inversión colectiva a partir de determinados umbrales de partícipes y socios, así como entidades que tengan un volumen de negocio superior a 2.000 millones y más de 4.000 empleados.

En la actualidad, el sector se está preparando para la entrada en vigor, en junio de 2016, de la nueva Ley de auditoría, que regulará, entre otras, las empresas que cotizan en el Mercado Alternativo bursátil (MAB) para evitar casos como el de Gowex, que cotizaba con cuentas falsas.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada