Santander, cultura y ocio para volver la vista de una ciudad al mar

En la imagen, la explanada del dique de Gamazo, que albergaba un antiguo astillero, y que se ha convertido en un paseo y zona de ocio, con tumbonas, bancos, áreas verdes y juegos infantiles.

En la imagen, la explanada del dique de Gamazo, que albergaba un antiguo astillero, y que se ha convertido en un paseo y zona de ocio, con tumbonas, bancos, áreas verdes y juegos infantiles.

Santander ha vivido durante mucho tiempo de espaldas al mar Cantábrico, separada de esas aguas por la franja de terrenos del Puerto, que ha ido recuperando poco a poco en este siglo XXI, a través de espacios de cultura y ocio para sus ciudadanos.

El buque insignia de ese cambio, fruto de la colaboración entre instituciones públicas y privadas, es el Centro Botín, un edificio del arquitecto italiano Renzo Piano que “vuela” sobre la bahía y se adentra en el mar, con la esperanza de convertirse en un referente para el arte nacional e internacional.

Impulsado por el fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, a través de la fundación familiar, este centro de cultura y arte, con una inversión de más de 75 millones de euros, representa la “revolución urbana” de la capital cántabra, con la que, según destaca a Efe su alcalde, Íñigo de la Serna, la ciudad recupera una franja de 75.000 metros cuadrados que separaban la ciudad del mar.

Una de las principales características de esta “transformación integral” para el alcalde, es que los ciudadanos “están ganando nuevos espacios” que mejoran “sustancialmente” su calidad de vida, como ha ocurrido con la ampliación de una tradicional zona de paseo y esparcimiento: los Jardines de Pereda.

Esa ampliación, que duplica la superficie de esos jardines hasta los 40.000 metros cuadrados, ha sido posible gracias a la construcción de un túnel ligado al Centro Botín que ha permitido eliminar el paso de vehículos rodados por la vía que separaba ese espacio de la bahía de Santander.

Cuando esté acabado, el Centro Botín -emblema del ‘nuevo Santander’- será la “joya” del Anillo Cultural de la ciudad, que también conformarán el futuro museo asociado al Reina Sofía en el antiguo Banco de España y el Museo de Prehistoria de Cantabria.

Santander también ha sabido aprovechar el evento deportivo más importante que ha tenido la ciudad, el Mundial de Vela de 2014, porque esta cita ha permitido recuperar espacios portuarios para el ocio y el esparcimiento, combinando utilidad y diseño moderno.

La zona que rodea el Centro de Alto Rendimiento de Vela Príncipe Felipe, donde se situaba el antiguo dique de Gamazo, ha sufrido una de las mayores transformaciones para el urbanismo de la ciudad.

La conocida “Duna Escalonada”, diseñada por Alejandro Zaera, ha permitido a Santander contar con un anfiteatro para que los ciudadanos puedan acercarse al mar y disfrutar de unas vistas privilegiadas de la bahía de Santander.

El Mundial también permitió rehabilitar en ese entorno la explanada de ese dique de Gamazo, que albergaba un antiguo astillero, y que se ha convertido en un paseo y zona de ocio, con tumbonas, bancos, áreas verdes y juegos infantiles.

Sin embargo, este proceso de renovación urbana y de ocupación de los antiguos espacios portuarios no se ha detenido ahí y ha continuado con la apertura del paseo marítimo del barrio Castilla-Hermida, frente al barrio pesquero, en una zona densamente poblada, a la que se ha dotado de nuevas zonas verdes y áreas deportivas y de juegos infantiles.

Y la ciudad se encuentra ahora inmersa en un concurso internacional de ideas para desarrollar el resto del espacio situado frente al mar, un certamen al que se han presentado 26 equipos de profesionales de prestigio, como los que se han encargado de proyectos como Madrid Río, el Puerto y la Villa olímpica de Río de Janeiro o la remodelación de los Jardines del Jubileo de Londres.

“Santander es una ciudad que crece y se renueva, una ciudad cada vez más moderna y un buen ejemplo de ello es precisamente todo lo que ha sucedido y está sucediendo en el frente marítimo”, resume el alcalde Íñigo de la Serna.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada