La Eurocámara insta a la UE a exigir una reducción del 40% de las emisiones globales en la Cumbre de París

Miles participan en la Cumbre de la ONU en Lima el 10 de diciembre de 2014.

Miles participan en la Cumbre de la ONU en Lima el 10 de diciembre de 2014.

El Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles su hoja de ruta para la Cumbre del Clima de París, en la que los eurodiputados instan a la UE a exigir una reducción de al menos el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero, así como un objetivo de eficiencia energética del 40% y otro del 30% para las energías renovables en 2030.

Además, la resolución exige también la revitalización de la política climática de la UE en línea con el límite superior del compromiso adquirido de reducir en 2050 las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80%-95% con respecto a los niveles de 1990.

Por otro lado, los eurodiputados han defendido que el acuerdo que se alcance en París debe ser “legalmente vinculante” y exigir la eliminación de las emisiones globales de carbono para 2050, con el fin de mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados. Asimismo, apuntan que el protocolo tiene que incluir periodos de compromiso de cinco años.

De la misma forma, la Eurocámara ha pedido a la UE y a los Estados miembro que acuerden una hoja de ruta para ampliar la financiación en la lucha contra el cambio climático “de forma equitativa”, para poder contar con 100 millones de dólares al año para 2020. En este sentido, el Parlamento Europeo propone que se destinen algunos fondos del ETS como fuentes de financiación para el clima.

Durante su intervención en el Hemiciclo, el comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, ha destacado que un total de 150 países han presentado ya su contribución para reducir las emisiones globales y que suponen el 90% de las mismas. En este sentido ha destacado que este porcentaje es mucho más alto que el alcanzado en el Protocolo de Kyoto. “Estamos presenciando una transición, pasando de una acción de unos pocos a una acción de la mayoría”, ha apuntado.

En cualquier caso, Arias Cañete ha indicado que el acuerdo que se alcance en París debe “garantizar la flexibilidad necesaria para fortalecer su ambición a lo largo del tiempo”. Para ello, ha defendido la necesidad de establecer un mecanismo de revisión regular y de incluir disposiciones “para asegurar la transparencia y la rendición de cuentas”.

“Enfrentarnos al calentamiento global no es algo que vayamos a resolver en París, pero hay que crear instrumentos a largo plazo. Tenemos que lograr descarbonizar nuestras economías antes de que acabe el siglo”, ha afirmado el comisario.

A su vez, el socialista y ponente del informe, Gilles Pargeneaux, ha afirmado que la lucha contra el cambio climático es “la pelea del siglo”, y ha indicado que si la Cumbre de París no acaba siendo un éxito se verán “muchas más sequías, inundaciones, deshielo de glaciares y desaparición de tierras de cultivo”. Además, ha resaltado que la cuestión financiera “es y será la piedra angular del acuerdo de París”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada