Merkel echa el freno a la Unión Bancaria hasta que se minimicen los riegos

 La canciller Ángela Merkel.

La canciller Ángela Merkel.

Alemania ha vuelto a manifestar hoy su deseo de frenar los avances para completar la Unión Bancaria de la zona del euro, ante su reticencia a asumir más riesgos comunes hasta que vea garantizado que esto no supondrá una carga para sus contribuyentes.

Berlín afirma seguir apoyando la Unión Bancaria de la eurozona, un ambicioso proyecto que ahonda en la integración de los países del euro.

Los dos primeros pilares de la misma ya están en marcha, es decir, el supervisor único bancario -rol asumido por el BCE- y el mecanismo de resolución y liquidación bancaria, acompañado por un fondo de resolución bancaria del que aún quedan importantes flecos sueltos.

El tercer y controvertido pilar es el esquema de garantía de depósitos común, del que aún no hay propuesta formal sobre la mesa, y que Alemania ve como una iniciativa para la que aún queda recorrer un “largo camino”, dijeron fuentes diplomáticas a Efe.

Las reticencias alemanas se han vuelto a materializar hoy durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que se celebra en Bruselas, cuando la canciller germana, Angela Merkel, ha logrado rebajar la ambición de las conclusiones de la cumbre de líderes europeos sobre la Unión Bancaria.

En concreto se ha borrado una mención a la “importancia de completar” la Unión Bancaria, una frase en la que varios países veían una alusión directa a la creación de un esquema de garantía de depósitos común.

Berlín argumenta que aún no se ha discutido en qué consistirá exactamente, por lo que no considera correcto incluirlo en las conclusiones de hoy, apuntaron las fuentes diplomáticas.

Alemania quiere que los Estados miembros se aseguren de que los balances de sus bancos están “limpios” antes de que se den pasos para avanzar hacia un sistema de garantía europeo.

Quieren evitar compartir más riesgos con sus socios sin descartar futuras sorpresas que acaben acarreando costes a sus arcas públicas.

La iniciativa, encabezada por Alemania y también Holanda, ha encontrado el apoyo de otros países como España o Finlandia, que comparten la opinión de que antes de poner acento en la necesidad de acelerar el trabajo sobre la Unión Bancaria hay que aclarar qué y cómo se va a materializar.

En uno de los primeros borradores que se puso sobre la mesa este lunes de cara a la reunión de líderes europeos, el escueto apartado dedicado a la Unión Bancaria recalcaba la “urgencia de completar” la Unión Bancaria y pedía que se “intensificara el trabajo en todos los aspectos”.

Alemania y varios socios mostraron entonces su descontento respecto a mostrar urgencia en avanzar en el proyecto, por lo que el texto fue suavizado en una nueva versión pactada por los embajadores de los Veintiocho este miércoles.

“El Consejo Europeo pide que el trabajo se intensifique en todos los aspectos, recalcando la importancia de completar la Unión Bancaria. El Consejo reitera que el proceso de completar la Unión Económica y Monetaria debe ser llevada adelante respetando completamente el mercado único y de un modo transparente y abierto”, señalaba esta nueva versión.

Durante el encuentro de los Veintiocho de hoy, Merkel ha rechazado incluir esos párrafos, que han sido finalmente eliminados.

A mediados de septiembre, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ya mostró a sus socios su rechazo a la creación de una garantía común para los depósitos antes de que redujeran los “riesgos”, frente al deseo de la Comisión Europea de presentar una propuesta “ambiciosa”, en palabras del comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

El informe presentado en junio por los presidentes de las principales instituciones de la Unión Europea con medidas para mejorar la Unión Monetaria y Económica contempla la creación para 2017 de un esquema europeo de garantía de depósitos, que podría ser configurado como un “sistema de reaseguro a nivel europeo” de los sistemas nacionales.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada