Los conservadores portugueses critican la última propuesta de los socialistas

El primer ministro en funciones Pedro Passos Coelho.

El primer ministro en funciones Pedro Passos Coelho.

La coalición de centro-derecha que ganó las pasadas elecciones legislativas en Portugal se mostró hoy crítica con la última proposición realizada por los socialistas por no estar “estructurada” y por considerar que toma como base su propio programa electoral.

La primera reacción al plan enviado ayer por los socialistas -y cuyo contenido fue filtrado hoy a la prensa- corrió a cargo de uno de los portavoces de la coalición conservadora, Marco António Costa, quien anunció que, pese a no tratarse de una “contrapropuesta” bien definida como esperaban, tendrá igualmente respuesta.

“Los socialistas quieren forzar que su programa electoral sea la base de las negociaciones, pero el programa que venció las elecciones no fue el suyo”, recalcó en rueda de prensa el político, quien recordó que la coalición -en el poder desde 2011- obtuvo casi el 39 % de los apoyos, seis puntos más que su principal rival.

Sin embargo, los socialistas podrían incluso llegar al Ejecutivo si alcanzan un acuerdo con la extrema izquierda -contarían con mayoría absoluta-, un pacto inédito en Portugal, donde desde la llegada de la democracia siempre gobernó el candidato más votado.

De hecho, el Partido Socialista (PS) continúa estos días sus conversaciones con la izquierda, mientras que la negociación con los conservadores se encuentra suspendida.

Marco António Costa incidió en que el documento recibido ayer tampoco presenta “ninguna metodología ni concreta las bases en las que se asentaría una negociación estructurada que permitiese a la coalición y a los socialistas sentarse a la mesa con grupos de trabajo” divididos por áreas temáticas.

El portavoz de los conservadores censuró especialmente las acusaciones vertidas ayer por los socialistas sobre la posibilidad de que exista una “sorpresa desagradable” sobre la situación económica y financiera del país que todavía no sea conocida.

“Lo más grave para nosotros es el uso de insinuaciones para intentar justificar la actitud no constructiva del PS para la construcción de un diálogo franco y positivo”, censuró Costa, quien consideró estas especulaciones como un reflejo del “ambiente poco propicio” a la llegada de un entendimiento.

“Este uso de insinuaciones (…) deja ver una cierta desesperación política que puede justificar la radicalización” de los socialistas, insistió.

También subrayó que los conservadores están “abiertos y empeñados desde el primer momento” con estas negociaciones con los socialistas, aunque rechazan participar en más “simulacros”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada