Sareb ha vendido casi 3.000 inmuebles en algo más de dos años y medio

 El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, Sareb, ha obtenido 10.500 millones en ingresos y ha vendido casi 30.000 inmuebles a particulares en algo más de dos años y medio, según ha explicado su presidente, Jaime Echegoyen.

Echegoyen ha dado a conocer estas cifras durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Senado, en la que ante el próximo cumplimiento del tercer aniversario de la creación de la sociedad, ha repasado algunos datos sobre su actividad.

Así, ha explicado que desde que Sareb asumió a final de 2012 y principios de 2013 los activos problemáticos de las entidades que recibieron ayudas, su volumen se ha reducido en 7.420 millones.

Además, la sociedad, gracias a la generación de ingresos derivada de la gestión y venta de estos activos, ha amortizado 5.400 de los 50.700 millones de deuda que tuvo que emitir para adquirir toda la cartera préstamos e inmuebles de las entidades.

Es decir, el perímetro de Sareb se ha reducido durante este tiempo en un 14,7 %, y su nivel de deuda se ha recortado en algo más de un 11 %.

Igualmente, en algo más de dos años y medio, Sareb ha gestionado alrededor de 25.000 propuestas de empresas, y ha realizado 25 grandes operaciones de venta de carteras mayoristas de activos, principalmente préstamos.

Para Echegoyen, durante el tiempo transcurrido, Sareb ha demostrado su capacidad desinversora y de generación de ingresos, algo que demuestra que su modelo “funciona”.

Igualmente, ha considerado que Sareb se ha convertido “en una referencia internacional y en un ejemplo para países que atraviesan situaciones similares a los que sufría España en 2012″.

En su intervención, Echegoyen también ha hecho referencia a los resultados de la segunda parte del año, periodo en el que el precio de la vivienda ha comenzado a mostrar ya tasas de crecimiento, y en el que el ritmo de actividad del sector inmobiliario ha ido también al alza y ha superado en los dos primeros trimestres del año el volumen de los últimos cuatro años.

Respecto al suelo, Echegoyen también ha recordado que su precio ha comenzado a mostrar un aumento interanual del 4,7 % en el primer semestre, lo que ha favorecido el inicio de operaciones de venta.

En este sentido, Echegoyen ha manifestado que el renovado interés por los suelos ha alcanzado también a Sareb, ya que en el primer semestre, las ventas se han multiplicado por 3,6 veces, aunque con un volumen económico todavía poco relevante.

El presidente de Sareb también ha hecho referencia a la relación que mantiene con casi 17.000 empresas del sector inmobiliario que tienen créditos con la sociedad y que son fundamentalmente pymes.

“Sareb trabaja intensamente con estas empresas para buscar soluciones que les ayuden a seguir adelante, comercializar sus productos, y en definitiva, mantenerse al día en sus obligaciones de pago con la sociedad. La vía fundamental para alcanzar estos objetivos son los Planes de Dinamización de Ventas (o PDVs)”, ha añadido Echegoyen.

Durante el primer semestre, las ventas realizadas a través de estos planes alcanzaron las 3.159 viviendas, de las 5.345 se han venido globalmente a través del canal minorista, es decir, casi un 60 %.

Con independencia de esta actividad de apoyo comercial, Sareb gestionó en el primer semestre 5.413 propuestas (refinanciaciones, daciones en pago y otros) de las que se beneficiaron unas 4.000 pymes del sector.

Por último, Echegoyen ha hecho referencia al nuevo marco contable aprobado por el Banco de España, que exigirá a Sareb nuevos saneamientos, sobre todo de la cartera de préstamos.

No obstante, ha recordado que Sareb ya ha efectuado con cargo a sus resultados de los dos últimos ejercicios saneamientos por 978 millones, y por si surgen necesidades de capital, cuenta con 3.600 millones en deuda subordinada convertible, una “cifra más que suficiente”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada