Passos Coelho espera ser nombrado primer ministro aunque no tenga apoyo de PS

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva (d), en un momento de la reunión que mantuvo ayer con el presidente del Partido Social Demócrata (PSD), Pedro Passos Coelho (i), tras la victoria de la coalición centro-derechista en las elecciones del domingo.

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva (d), en un momento de la reunión que mantuvo ayer con el presidente del Partido Social Demócrata (PSD), Pedro Passos Coelho (i), tras la victoria de la coalición centro-derechista en las elecciones del domingo.

Pedro Passos Coelho, el candidato más votado en los comicios de Portugal del 4 de octubre y jefe del Ejecutivo en funciones, dijo hoy que espera ser nombrado primer ministro por el jefe de Estado, a pesar del riesgo de no contar con el imprescindible apoyo del opositor Partido Socialista (PS).

Es cierto que “no hay una garantía, a priori, por la que el PS vaya a brindar condiciones para que el Gobierno tenga luz verde” en el Parlamento, admitió Passos Coelho después de reunirse con el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, en el Palacio de Belém.

El dirigente de la coalición de centroderecha, que obtuvo una mayoría del 39 % de los votos en los comicios, aseguró que, a pesar de los obstáculos, la mano está aún tendida a los socialistas que, por su parte, sopesan aún la opción de formar un Ejecutivo de izquierda con el marxista del Bloque de Izquierda y los comunistas del PCP.

“Creo que hay todavía una oportunidad dentro del cuadro parlamentario para un entendimiento” con los socialistas, señaló Passos Coelho, quien ha protagonizado en los últimos días un tira y afloja con el líder del PS, António Costa.

El político conservador insistió en que “la fuerza política que ganó las elecciones” es la que tiene que “constituir Gobierno”.

Sin un pacto previo entre el centro-derecha de la coalición que encabeza y el PS, la estabilidad del Gobierno en Portugal puede pender de un hilo.

Si Cavaco Silva nombra a Passos Coelho primer ministro, como es previsible, el nuevo Ejecutivo tendrá que contar con la aprobación del parlamento, donde la izquierda moderada del PS (86 escaños), el Bloque (19) y los comunistas (17) tienen mayoría de diputados (122) y podrían impedir que el nuevo Ejecutivo tomase posesión.

El Partido Comunista Portugués ya adelantó que presentará una moción de rechazo a un Ejecutivo de centroderecha, que acumula 107 parlamentarios.

Passos Coelho consideró, no obstante, que tiene condiciones de gobernar y recordó cómo en otras ocasiones ejecutivos minoritarios lograron finalizar legislaturas con respaldo de la oposición, como sucedió en Portugal con uno socialista en los años 90.

Entre hoy y mañana, Cavaco Silva recibirá al resto de fuerzas parlamentarias antes de tomar una decisión sobre el futuro Ejecutivo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada