Examinadores y Tráfico, más cerca del acuerdo tras el primer paro general

Los examinadores del carné de conducir que están llamados hoy a una huelga de 24 horas, durante la concentración que han celebrado ante la sede central de la Dirección General de Tráfico (DGT) para pedir mejoras salariales y laborales y mayor seguridad ante las agresiones que sufren por parte de algunos alumnos.

Los examinadores del carné de conducir que están llamados hoy a una huelga de 24 horas, durante la concentración que han celebrado ante la sede central de la Dirección General de Tráfico (DGT) para pedir mejoras salariales y laborales y mayor seguridad ante las agresiones que sufren por parte de algunos alumnos.

Los examinadores y la Dirección General de Tráfico (DGT) acercan posturas y, tras el primer paro de 24 horas de los primeros, que está teniendo un seguimiento desigual, la posibilidad de llegar a un acuerdo se ve más cerca por ambas partes.

Convocados por los sindicatos CSI-F y CGT, cerca de un centenar de examinadores han acudido a la sede central de la Dirección General de Tráfico (DGT) para concentrarse y demandar mejoras laborales, entre ellas un incremento salarial, medidas de seguridad para evitar las agresiones de las que son objeto y una reorganización de la carga de trabajo.

Bajo pancartas en las que podía leerse “Examinadores de la Decepción General de Trabajadores”, “En defensa de lo público” o “María Seguí, vamos a seguir así”, examinadores de toda España han acudido a Madrid y han protagonizado una gran pitada ante la DGT.

Desde el 14 de septiembre, el colectivo, integrado por 740 profesionales, está en huelga con paros parciales diarios de tres horas que, según los convocantes, han provocado la suspensión de 65.000 exámenes, aunque la DGT lo cifra en 37.000 y asegura que la práctica totalidad ya se han realizado.

A falta de datos definitivos, hoy en el centro de Móstoles (Madrid), el principal de España y con una plantilla de 70 profesionales, el seguimiento está siendo del 50 por ciento según los examinadores y del 25 por ciento según la DGT.

Los examinadores, como ha dicho a los periodistas el coordinador nacional de Tráfico del CSI-F, Manuel Santiago, van a mantener los paros parciales hasta al menos el lunes, cuando han sido citados por la DGT para seguir negociando.

Santiago ha valorado que se “mueva ficha” y confía en que el lunes sea la negociación definitiva para poder desconvocar los paros, porque se está “más cerca del acuerdo que lejos”.

Ha considerado un “avance sustancial” la propuesta de la DGT para retrasar la comunicación al alumno del resultado de su examen y que se entregue al profesor de la autoescuela, pero los sindicatos convocantes quieren que se defina aún más.

“Siempre hemos pedido que fuera al final de la jornada o al día siguiente, pero si tenemos que dar un resultado en mitad de un descampado solo cambiamos de actores, pero el peligro potencial (de agresiones) sigue ahí”, ha señalado Santiago.

Piden también que se rebaje la carga de trabajo y se reduzca de 13 a 12 la media de exámenes diarios que realizan; que se potencien las plantillas y que se ajusten las retribuciones que perciben por la penosidad de su puesto.

Sobre el primer aspecto, el secretario general de la DGT, Cristóbal Cremades, ha recordado que Tráfico quiere adoptar medidas organizativas para que la carga de trabajo disminuya progresivamente y, por ejemplo, se pueda rebajar el número de exámenes en épocas de baja demanda.

No obstante, ha recordado que los 13 que realizan se ajustan a la jornada laboral y bajarlo a 12 supondría dejar de hacer al año unos 150.000 exámenes, lo que sería muy difícil de explicar a los ciudadanos.

Respecto al reforzamiento de las plantillas, Cremades ha subrayado la voluntad de aumentarlas.

Según fuentes de la DGT, el colectivo ha sido uno de los más beneficiados durante la crisis en las tasas de reposición de las plantillas en la administración, ya que han podido reponerse 100 puestos.

Cremades ha dejado claro, como lo ha hecho la directora general de Tráfico, María Seguí, en sede parlamentaria, que los examinadores seguirán siendo un servicio público, porque es “esencial” para la ciudadanías.

Tráfico ya envió en julio a Hacienda una propuesta de aumento retributivo para 1.933 examinadores y otros funcionarios, y se está a la espera de la respuesta.

El representante de CSI-F ha valorado que Tráfico reconozca que el colectivo está “mal pagado”.

Aunque los sindicatos no está dispuestos a desconvocar los paros en espera del lunes, el secretario general de la DGT ha recordado que este organismo está trabajando para que el colectivo “se sienta agusto” y para dar un servicio público de calidad.

Y ha pedido a los examinadores que, por responsabilidad, desconvoquen la huelga para no hacer daño a alumnos y autoescuelas, ya que, además, las dos partes en negociación está de acuerdo en la mayoría de los puntos reivindicativos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada