Las empresas familiares crearon 5,1 empleos por millón facturado en 2013, frente a los 3 empleos de las demás

Las empresas familiares españolas, que suponen el 90% de las existentes en el Estado, crearon en 2013 un total de 5,1 empleos por cada millón facturado, frente a los 3 puestos de trabajo generados en las empresas no familiares, lo que demuestra que, “cuando las cosas van mal, las empresas familiares son las que aguantan el tirón”, según el estudio sobre la empresa familiar hecho público por el director general del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Juan Corona.

Corona ha presentado este martes, en el marco del XVIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar que se celebra en Bilbao, organizado por el IEF y patrocinado por el Banco Santander y KPMG, un avance del estudio “La empresa familiar en España”, que fue iniciado en enero de 2014 y que estará ultimado a finales de este año o principios de 2016.

En este estudio, realizado con datos recogidos de 142.000 empresas en toda España, se recoge que las empresas familiares representan el 90% de las empresas existentes en España, suponen el 60% de la producción privada y crean el 70% del empleo privado, sin contar con los autónomos.

Corona ha indicado que España cuenta con 1,1 millones de empresas familiares, que aportan un valor añadido de 262.000 millones de euros y generan en torno a 7 millones de puestos de trabajo.

En cuanto a la producción privada, las empresas familiares suponen en torno al 60% de la economía española producción y, “si ponemos autónomos, seguramente esta cifra se irá para arriba y nos podemos acercar a las dos terceras partes de la economía española”.

Para Corona, lo más “relevante, incluso desde el punto de vista de política económica”, es la creación de empleo por parte de las empresas familiares.

Así, ha destacado que el 70% del empleo lo generan las empresas familiares, “sin contar con los empresarios individuales”, por lo que, a su entender, “no hay ninguna duda de qué política económica hay que adoptar en el país, la que sea, pero que ayude a crecer y a consolidar a las empresas familiares”. “Es la única posible, porque, de lo contrario, con el 30% restante, la economía española tiene muy limitadas posibilidades de crecimiento”, ha advertido.

Además, el estudio ha analizado los puestos de trabajo creados por cada millón de euros facturado, lo que indica “la capacidad de esfuerzo y sacrificio que hacen las empresas para contribuir a la creación de empleo”.

Así, en 2007, por cada millón de euros una empresa familiar creó 4,7 empleos, frente a los 3,1 puestos creados por las no familiares, mientras que, según ha destacado Corona, “al final de la crisis”, en 2013, “las empresas no familiares habían reducido esa capacidad de creación de empleo de 3,1 a 3, mientras que las familiares la habían incrementado en 4 décimas, hasta situarse en 5,1 empleos por cada millón de euros ingresado”, de forma que, “prácticamente están en un 60% por encima de las no familiares”.

“Esto lo han hecho las empresas familiares con sacrificios, asumiendo pérdidas de competitividad y de rentabilidad, en la peor época de la historia económica de España”, ha subrayado, para remarcar que “esto es otra lección importante, cuando las cosas van bien, las empresas familiares ayudan mucho a la economía, y cuando van mal son las que aguantan el tirón”.

A su entender, se trata de otro dato “importante para poner en el debate político: cuando hay una crisis quien aguanta realmente creando empleo son las empresas familiares”.

RADIOGRAFÍA DE LA EMPRESA FAMILIAR.

Por otro lado, Corona ha adelantado otros datos del estudio, entre ellos, la “correlación positiva y clarísima entre tamaño empresarial y competitividad, es decir, que la dimensión es importante, que las empresas familiares son muy buenas en España y lo han demostrado, pero si crecen todavía serán mejores y contribuirán más”. Por ello, ha instado a no conformarse con “empresas rentables”, sino a apostar por “buscar el crecimiento, ir a más, y arriesgar”.

Asimismo, ha señalado que las empresas “fuertemente internacionalizadas cuidan tres cosas por encima de todo: el tamaño, son empresas grandes; los órganos de gobierno, enormemente profesionalizados; y la innovación, invierten mucho en innovación”. “Las empresas que hacen estas tres cosas son nuestros campeones globales, son empresas que están a nivel mundial en los rankings de las diez, cinco, o las tres primeras empresas del mundo en su sector”.

Un dato que “alarmó” a los responsables del IEF es que “prácticamente la mitad de empresas familiares españolas desconocen la existencia de un marco fiscal específico para las empresas familiares que garantiza la continuidad de las empresas familiares”, lo que, a juicio de Corona, es “enormemente preocupante y, seguramente, habrá que hacer algo para intentar que las empresas familiares en el futuro estén mejor informadas y se impliquen un poco más en lo que supone ser una empresa familiar”.

En cuanto a la participación femenina en los órganos de gobierno y dirección, los datos del estudio son “excelentes”. “Si comparamos las empresas familiares con las no familiares, las primeras ganan clarísimamente en participación de la mujer”. Así, ha dado a conocer que “en torno al 37% de las personas que están en órganos de gobierno de las empresas familiares de España son mujeres, relativamente cerca, si tenemos en cuenta de donde venimos, de lo que sería un reparto más paritario”.

Ante estos datos, Corona ha destacado que “las empresas familiares, tanto desde el punto de vista cuantitativo (dinerario, económico, y aportación a la economía española), como cualitativo (aportación en término de valores, participación de la mujer, y profesionalización de órganos de gobierno), y tanto en contextos de expansión económica como de recesión, suponen una aportación absolutamente imprescindible para garantizar el bienestar social”.

“Este estudio va a poner encima de la mesa de forma rigurosa es que, efectivamente, las empresas familiares son imprescindibles para garantizar el bienestar social”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada