Catalá: El Estatuto de la Víctima hace que su protección sea una “obligación”

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, atiende a los medios antes de la clausura de las XXV Jornadas nacionales de jueces decanos, hoy en Vigo.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, atiende a los medios antes de la clausura de las XXV Jornadas nacionales de jueces decanos, hoy en Vigo.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha destacado del Estatuto de la Víctima del Delito, que hoy entrará en vigor, que su protección pasará de ser “una decisión política” a una “obligación”.

Catalá, en declaraciones a los medios antes de participar en las Jornadas Nacionales de los Jueces Decanos, ha destacado que este estatuto es “una de las reformas más importantes” de la actual legislatura y ha contado con “un gran consenso” de los grupos parlamentarios.

Ha detallado que supone, a grandes rasgos, “un compromiso de la sociedad” con las víctimas de los delitos en general, “y muy particularmente” con las víctimas del terrorismo y de la violencia machista y con los menores.

Su apoyo, ha continuado, “ya no es una decisión política, es una obligación que nos imponemos toda la sociedad para las personas que han visto sus derechos, su patrimonio, su integridad física lesionada como consecuencia de la comisión de un delito”.

Ha abundado en que se busca evitar lo que se denomina “una doble victimización”, como por ejemplo cuando una víctima de un delito comparece en un juicio y tiene un careo con el agresor o tiene que rememorar “una etapa durísima de su vida”.

En ese caso, contarán con el apoyo de equipos especializados que las ayudarán a superar las consecuencias “personales, psicológicas, económicas, físicas, que se deriven del delito”.

Según Catalá, el estatuto es “un catálogo de derechos” de las víctimas del delito y “un compromiso de todo el sistema, en particular del judicial, para que las experiencias traumáticas y el impacto negativo de un delito puedan ser superadas cuanto antes por las víctimas”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada