Abanca obtiene un beneficio de 266 millones hasta septiembre, un 22,2% menos

 Juan Carlos Escotet Rodríguez, vicepresidente de ABANCA (c).

Juan Carlos Escotet Rodríguez, vicepresidente de ABANCA (c).

Abanca ha obtenido un beneficio neto de 266 millones de euros hasta septiembre, lo que supone una caída del 22,2% respecto al mismo periodo del año anterior, según informó la entidad bancaria, que atribuyó este resultado al crecimiento de los ingresos recurrentes, la “buena evolución” del margen comercial, la mejoría de la calidad del crédito y la fortaleza de los ratios de capital y liquidez.

El beneficio antes de impuestos se situó en 342 millones de euros, un 27,8% menor que el registrado hasta septiembre de 2014, cuando alcanzó los 474 millones de euros.

En los resultados del primer semestre de este año ya se observaban menores beneficios que en el mismo periodo de 2014 y entonces el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, achacó este descenso a que las cifras de hace un año se debían a una reestructuración de la cartera de renta fija, es decir, a operaciones atípicas que dieron lugar a esos resultados, mientras que ahora se centran en el negocio habitual.

Así, Abanca destaca que el tercer trimestre “ha estado marcado por nuevos crecimientos de la actividad con clientes minoristas, tanto en la concesión de crédito como en la captación de depósitos, y en la comercialización de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros”, mientras crece un 14% el negocio con familias y empresas.

El banco ha logrado aumentar un 10% el margen comercial respecto al primer trimestre, apoyado en el incremento del volumen y el control de los precios.

De tal forma, el margen comercial aumenta por segundo trimestre consecutivo y los ingresos por prestación de servicios se elevan a 126 millones de euros (+7,5%), “debido al buen ritmo de comercialización de los principales productos de valor añadido”.

Por su parte, los ingresos por comercialización de seguros se han incrementado en un 43% respecto al mismo periodo del año anterior. Los ingresos por pasivos fuera de balance han avanzado un 27%; y por activos, un 19%. Así, la rentabilidad del banco (ROE) se sitúa en el 8,82%.

AUMENTO DE UN 84% DE LA FINANCIACIÓN.

La entidad ha concedido 7.889 millones de euros en financiación durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un 84% más respecto al tercer trimestre del ejercicio anterior.

En detalle, hay un crecimiento interanual del 11% en el saldo de la cartera crediticia en situación normal hasta los 24.290 millones, frente a los 21.896 millones hasta septiembre de 2014 (por entonces había además una caída del 12%).

La captación de recursos de clientes minoristas también consolida su crecimiento, con un avance interanual del 16% hasta 33.018 millones de euros (eran 28.535 millones hace un año). Como resultado, Abanca ha aumentado en 53 puntos básicos su cuota de crédito en el mercado gallego y en 45 puntos básicos la cuota de depósitos.

EL RATIO DE MOROSIDAD BAJA AL 9,5%.

Por su parte, la tasa de morosidad continúa en descenso “como consecuencia de las medidas de recuperación de los clientes y del mejor entorno económico”.

Así el ratio de morosidad se sitúa en el 9,5% (era del 9,9% en junio de este año y del 13,8% en septiembre de 2014), tras un recorte de 1.257 millones de euros desde hace un año, lo que supone una mejoría interanual del 29,7%.

La cobertura de estos créditos, situada en el 58%, “sigue siendo una de las más altas del sector”, asegura Abanca, “gracias a la política conservadora seguida por la entidad en el provisionamiento de riesgos”.

DESCENSO DE LIQUIDEZ, PERO POSICIÓN “HOLGADA”.

Abanca suma más de 10.700 millones de liquidez, lo que supone un descenso desde los 10.900 millones que registraba en junio de este año, pero la entidad financiera remarca su posición “holgada”.

De hecho, actualmente ya cumple los requisitos para el año 2018 en liquidez. obre este extremo, Botas ha puesto en valor que la liquidez de Abanca “es una característica desde el principio”. Además, los créditos representan el 90% de los depósitos de clientes.

El ratio de cobertura de liquidez a corto plazo (LCR) se sitúa en el 327%, con lo que triplica el mínimo exigido, mientras que el ratio de liquidez a largo plazo (NSFR) supera el 132%.

Junto a esto, Abanca subraya que es una de las entidades “más solventes del sector financiero español y europeo”. El ratio de capital de máxima calidad, CET1 (Common Equity Tier 1), se sitúa en el 15,68%, 278 puntos básicos más que en el mismo período del año anterior.

Este nivel de capitalización supone un exceso de más de 1.670 millones de euros sobre el mínimo regulatorio que previsiblemente se requerirá a las entidades de acuerdo con las directrices europeas.

RESPALDO DE AGENCIAS.

Finalmente, pone en valor que las agencias de rating Fitch, Standard and Poor’s y DBRS “respaldan la mejoría de los fundamentales de Abanca” con subidas de sus calificaciones de fortaleza financiera.

“Las agencias destacan la mejoría de la calidad de sus activos, el incremento de su nivel de capitalización y la aplicación de los nuevos procesos de gestión del riesgo”, indica Abanca.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada