Costa se compromete con la izquierda a no tocar salarios ni pensiones

 El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa.

El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa.

El líder socialista portugués, António Costa, se ha comprometido con las otras fuerzas de la izquierda a no tocar los salarios, las pensiones o los impuestos sobre rendimientos si fuera necesario aplicar medidas adicionales para controlar el gasto.

Esta condición forma parte de las llamadas “reglas de oro” incluidas en los acuerdos con el marxista Bloque de Izquierda y con el Partido Comunista Portugués para preparar el programa alternativo de Gobierno que Costa presenta hoy ante la Comisión Nacional del Partido Socialista.

Las fuerzas de la izquierda repasan este fin de semana los últimos flecos de sus negociaciones ante la previsión de que el Ejecutivo conservador de Pedro Passos Coelho tenga que dimitir la próxima semana, cuando su programa de Gobierno sea rechazado en la Asamblea de la República.

La posibilidad de que el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, decida entonces encargar la formación del Gobierno a Costa como segundo candidato más votado llevó a las fuerzas de la izquierda a ultimar sus negociaciones para poder presentar una alternativa de Gobierno.

Costa ya aseguró el viernes que está cerrada “la parte más importante” de los acuerdos, la relativa al programa de Gobierno, aunque matizó que falta garantizar que haya condiciones para gobernar durante toda la legislatura.

Marxistas y comunistas aceptaron que puedan ser necesarias medidas adicionales a las previstas en el acuerdo, pero Costa se comprometió a que no afecten a pensiones, salarios o impuestos sobre rendimientos, según desveló uno de los participantes en las negociaciones citado hoy por el semanario luso “Expresso”.

Entre las medidas que incluirá ese programa figuran la devolución de los recortes salariales a los funcionarios, el aumento del salario mínimo hasta alcanzar los 600 euros a lo largo de la legislatura (desde los 505 euros actuales) y la bajada del IVA a la restauración hasta el 13 %.

La izquierda también ha llegado a un acuerdo para dar marcha atrás a la privatización de la gestión de los transportes urbanos de Lisboa y de Oporto, una de las reivindicaciones defendidas por el Bloque de Izquierda y los comunistas.

Después de que Costa presente hoy este programa ante la Comisión Nacional del Partido Socialista, mañana será la Comisión Política de la formación lusa la que se reúna para valorar los acuerdos con las fuerzas de la izquierda.

Del otro lado, la Comisión Política del Bloque de Izquierda ya aprobó esta semana el documento resultante de las negociaciones con los socialistas, mientras que los comunistas todavía tienen pendiente la valoración de su propio acuerdo, que se hará mañana durante el Comité Central.

Si la alianza avanza, las tres fuerzas presentarán una moción de rechazo al programa de Passos Coelho en el Parlamento y esperarán a que Cavaco Silva decida si da posesión a un Gobierno socialista apoyado por las otras fuerzas de la izquierda con representación en el Parlamento.

Aunque el jefe del Estado luso ya criticó esa fórmula, la mayoría de los portugueses cree que será la opción por la que se decantará.

Según una reciente encuesta de Eurosondagem, el 55,7 % de los portugueses cree que habrá un Gobierno de izquierdas en el país, aunque sólo el 44,2 % se muestra partidario de esta opción.

Por el contrario, el 43,3 % opina que Cavaco debería mantener a Passos Coelho al frente de un Gobierno en funciones hasta que sea posible volver a convocar elecciones, lo que ocurriría a partir de junio.

De hecho, si se realizasen ahora comicios en el país, volvería a ganarlos la coalición conservadora de Passos Coelho y estaría más cerca de la mayoría absoluta que la última vez: obtendría el 40,8 % de los votos, 2,2 puntos porcentuales por encima del resultado de las últimas elecciones, según Eurosondagem.

Los socialistas no han sido castigados en las encuestas por sus negociaciones con los otros partidos de la izquierda, ya que su intención de voto se sitúa en el 32,5 %, ligeramente por encima de su último resultado electoral.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada