Dos diamantes de récord, a la venta en las subastas de joyería fina en Ginebra

La casa de subastas Sotheby's muestra el 4 de noviembre de 2015 en Ginebra un rubí Reina María José que saldrá a subasta el día 11

La casa de subastas Sotheby’s muestra el 4 de noviembre de 2015 en Ginebra un rubí Reina María José que saldrá a subasta el día 11

Dos diamantes excepcionales, uno azul de 12,3 quilates y otro rosa de 16,09, podrían batir récords mundiales la próxima semana en las subastas de Sotheby’s y Christie’s en Ginebra, durante los tradicionales remates de joyería fina de noviembre.

Sotheby’s presenta el diamante más caro durante estos remates, que atraen cada año a la ciudad suiza a los profesionales y aficionados de todo el mundo, en busca de piezas de excepción o de colección.

Sotheby’s pone a la venta el próximo 11 de noviembre un diamante azul, bautizado ‘Blue moon diamond’, que tiene un valor estimado de entre 35 y 55 millones dólares, un posible récord mundial en su categoría. El Instituto Gemológico de Estados Unidos certificó esta piedra preciosa, de 12,3 quilates y talla cojín, como ‘Fancy vivid blue’, el color más raro y codiciado para un diamante azul, según Sotheby’s.

El descubrimiento del ‘Blue moon diamond’, el mayor diamante azul de talla cojín jamás subastado, tuvo lugar en la mina de Cullinan en Sudáfrica. La compañía propietaria de la mina, Petra Diamonds, anunció el hallazgo en enero de 2014.

El récord mundial en un remate de joyas lo ostenta desde noviembre de 2010 el ‘Graff pink’, un diamante rosa ‘Fancy intense pink’ de 24,78 quilates que Sotheby’s adjudicó en Ginebra por 46,15 millones de dólares.

Christie’s, la otra gran casa de subastas, vende por su parte el 10 de noviembre un diamante rosa de talla cojín y 16,09 quilates, el mayor de este tipo jamás rematado. Su valor está estimado entre 23 y 28 millones de dólares. El Instituto Gemológico de Estados Unidos certificó este diamante, denominado ‘In the pink’, como ‘Fancy vivid pink’ (‘Rosa vivo’). Según Christie’s, se trata de una rarísima piedra, ya que en 250 años sólo se han puesto a la venta tres diamantes rosas de más de 10 quilates y tipo ‘Fancy vivid’.

Los diamantes de colores, considerados en los años 1960 una curiosidad, atraen a cada vez más coleccionistas.

El color rosa del diamante sigue siendo un misterio. Según algunos expertos, las piedras pudieron haberse visto expuestas a un calor muy intenso y a una gran presión al mismo tiempo.

Joyas de Sean Connery

Entre las demás joyas a la venta en Ginebra, figura un excepcional collar de esmeraldas y diamantes, realizado por Harry Winston en 1959 y procedente de la herencia de Dolores Sherwood Bosshard, una riquísima estadounidense conocida por su amor a las piedras preciosas.

Compuesto de 11 esmeraldas, tres de ellas de más de 15 quilates, el collar está estimado en entre dos y cuatro millones de dólares.

El actor Sean Connery pone a la venta dos joyas en Sotheby’s: un diamante de 15,4 quilates de color salmón, estimado entre 1,2 y 2,4 millones de dólares, así como un anillo de diamante de 5,18 quilates, cuyo valor oscila entre los 150.000 y 250.000 dólares.

Christie’s propone también un enorme diamante amarillo de 91,81 quilates, clasificado como ‘Fancy vivid’, por un precio estimado de entre cuatro y cinco millones de dólares.

Para los bolsillos más modestos, esta casa de remates propone un broche de diamantes y platino que el dramaturgo francés Sacha Guitry (1885-1957) regaló a su quinta esposa, Lana Marconi, por entre 32.000 y 42.000 dólares.

El pistoletazo de salida a la tradicional subasta de joyas en Ginebra lo dará la casa Antiquorum, especialista en relojes, el 8 de noviembre. Un Rolex ‘Day-date’, decorado completamente con rubíes y diamantes, saldrá a la venta por un precio de entre 31.000 y 52.000 dólares. Este reloj, de oro amarillo, perteneció al gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh (1931-1990), conocido como ‘Osho’.

‘Osho’, que además de esta joya poseía una flota de 93 Rolls Royce, se trasladó de India a Estados Unidos, donde fundó un centro espiritual en Oregón. Su actitud, considerada especialmente permisiva respecto a la sexualidad y los consejos que daba a sus adeptos, le valieron el apodo de ‘Gurú del sexo’.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada