Los países de la UE deberán agotar el fondo de garantía de depósitos nacional antes de recurrir al europeo

 Valdis Dombrovskis, el  vicepresidente de la Comisión Europea.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea.

Los Estados miembro deberán agotar primero el fondo de garantía de depósitos nacional en caso de quiebra de una entidad bancaria antes de recurrir al fondo único europeo de reaseguro, según ha explicado este miércoles el vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis en rueda de prensa después de la reunión del Colegio de comisarios.

Así, Dombrovskis ha anunciado que el Ejecutivo comunitario presentará el próximo 24 de noviembre su propuesta legislativa para la creación del fondo único de garantía de depósitos, y que además presentarán una serie de ideas encaminadas a reducir los riesgos del sector bancario, con especial interés a la exposición de las entidades financieras a la deuda soberana.

“La Estabilidad financiera es un requisito para el crecimiento y la convergencia económica”, ha asegurado el vicepresidente de la Comisión Europea, quien ha destacado la importancia de romper “el círculo vicioso” entre deuda pública y sistema financiero. “Nuestra propuesta contará con el equilibrio adecuado”, ha añadido.

La puesta en marcha de un fondo único de garantía de depósitos es considerada como uno de los pilares de la unión bancaria, junto con el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) y el Mecanismo Único de Resolución (MUR). Sin embargo, algunos Estados miembro han mostrado sus reticencias, como es el caso de Alemania.

En cualquier caso, Dombrovskis ha expresado que se avanzará “gradualmente” en el establecimiento de este fondo único de garantía de depósitos hasta que tenga un carácter mutualizado, pero que “sólo se podrá recurrir a él cuando los fondos nacionales hayan sido agotados”. En este sentido, ha recordado que algunos países de la UE no han traspuesto aún la directiva en sus legislaciones nacionales y ha subrayado que “nadie podrá beneficiarse (del fondo único) si no se están cumpliendo los compromisos”.

Por otro lado, Dombrovskis ha afirmado que serán las entidades financieras las que se encarguen de financiar el fondo único de garantía de depósitos, pero que Bruselas trabaja en que la propuesta “no suponga una carga adicional para el sistema bancario más allá de lo que se decidió en 2014″, en referencia a la puesta en marcha de la normativa sobre fondos de garantía de depósitos nacionales, que también obliga a las entidades financieras a contribuir a su financiación.

TODAVÍA “LEJOS DE CONSEGUIR UNANIMIDAD”

Preguntado por la posición de Alemania, el vicepresidente de la Comisión Europea ha recalcado que el Ejecutivo comunitario mantiene un “estrecho contacto” con todos los Estados miembro, y ha reconocido que la futura propuesta legislativa está todavía “lejos de recibir un apoyo por unanimidad”.

“Tenemos que trabajar con todos los Estados miembro y con el apoyo que ahora tenemos”, ha expresado después de asegurar que ha mantenido encuentros tanto con el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, como con el sistema bancario y las cajas de ahorro germanas.

En cuanto a la necesidad de reducir la exposición de los bancos a la deuda soberana, Dombrovskis ha señalado que se puede hacer aplicando un ‘bail in’ en caso de que un banco se encuentre en situación de demora de pagos “para que no se utilice el dinero de los contribuyentes para solucionar errores de las entidades”, pero también a través de un mecanismo “que permita repartir el riesgo entre los países de la UE, garantizando que los problemas del sector bancario puedan tratarse a nivel europeo, incluso cuando el Estado miembro en cuestión esté en dificultades financieras”.

Así, ha apuntado que es importante “avanzar para reducir y repartir el riesgo”, pero ha indicado que este asunto será tratado “con mucho cuidado” para evitar “turbulencias” que las propuestas podrían causar en algunos Estados.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada