Los socialistas urgen a Cavaco Silva que decida qué Gobierno nombrará

 El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, en la ceremonia de investidura del nuevo Gobierno luso, el pasado 30 de octubre.

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, en la ceremonia de investidura del nuevo Gobierno luso, el pasado 30 de octubre.

El moderado Partido Socialista (PS), que pactó una alternativa para gobernar en Portugal con la izquierda radical, urgió hoy al presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, que decida lo antes posible, después de la caída del Ejecutivo de Pedro Passos Coelho.

“Prolongar esta situación mucho tiempo sería malo para el país, tanto política como financieramente, pero creo que no sucederá”, avisó hoy el presidente del Parlamento, el socialista Eduardo Ferro Rodrigues, tras entrevistarse con Cavaco Silva, al que comunicó el resultado de la moción que ayer hizo caer al Gabinete de Passos Coelho.

La oposición de izquierda derribó el Ejecutivo con una moción de rechazo aprobada por 123 votos a favor (siete más que la mayoría absoluta) y 107 en contra, los de la coalición conservadora que lidera Passos Coelho, formada por el Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) y los democristianos del CDS-PP.

Aunque fue muy comedido en su breve alocución, Ferro Rodrigues dejó varios mensajes velados que apelan a la rápida acción del presidente debido al “impasse” político y a la “nueva situación nueva, difícil y compleja” que el país enfrenta con un Ejecutivo dimisionario como el de Passos Coelho.

Por los poderes que le confiere la ley, el conservador Cavaco Silva debe escoger entre encargar a la izquierda la formación de Gobierno, mantener el de Passos Coelho en funciones hasta la celebración de nuevas elecciones -no antes de junio de 2016- o formar un Ejecutivo “de iniciativa presidencial” con independientes.

Cualquiera de las tres opciones entraña riesgos en la óptica del presidente: un Gobierno en funciones está muy limitado legislativamente, uno de iniciativa presidencial es improbable por la animosidad entre los partidos y uno de izquierdas no es del agrado de Cavaco Silva.

En cualquier caso, el presidente tiene que hacer una ronda de consultas, mañana ya con los representantes de los agentes sociales, antes de anunciar su decisión.

El presidente parece no tener especial celeridad en cerrar el nombramiento de un nuevo Ejecutivo porque, desde la presidencia de la República, hoy se confirmó que mantiene su viaje oficial, previsto para la próxima semana, al archipiélago de Madeira.

Esta misma tarde, Cavaco Silva recibió al dimisionario Passos Coelho en una audiencia que duró una hora y media, y tras la que no hubo declaraciones a la prensa.

Aunque la Bolsa de Lisboa y la penalización de la deuda apenas repuntaron, la agencia Fitch divulgó un análisis en el que constata la “gran incertidumbre” fiscal si el PS gobierna con el Bloque de Izquierda (aliado en la UE de Syriza y Podemos) y el ortodoxo Partido Comunista Portugués (PCP).

Fitch cuestionó la solidez de este acuerdo de izquierdas y alertó del impacto presupuestario de las medidas que quiere implementar.

Entre las medidas pactadas por las fuerzas de izquierda destacan la reposición integral de los recortes salariales aplicados a los funcionarios, un aumento gradual del salario mínimo de los 505 euros hasta los 600 en 2019, actualizar las pensiones y revocar varias privatizaciones.

En la calle, la caída del Ejecutivo del conservador Passos Coelho ha dividido a los portugueses, entre los que muestran el temor y los que se declaran esperanzados ante la posibilidad de que izquierda moderada y radical gobiernen juntas.

“Lo que pasó ayer no es bueno para el país en absoluto” porque “esto parece un circo para ver quien consigue el poder”, criticó la portuguesa Olívia Tobias en declaraciones, mientras que Antonio Nunes, de 46 años, vio con mejores ojos este posible Gobierno, al que apuntó “altas expectativas”.

A pesar de que perdieron los comicios del 4 de octubre ante la coalición conservadora por seis puntos de diferencia, los socialistas de António Costa han asegurado que están en condiciones de liderar un Ejecutivo que rompa la tendencia de austeridad iniciada en el 2011 por el Gabinete de Passos Coelho.

Para ello, Costa firmó pactos inéditos con tres fuerzas de izquierda históricamente beligerantes con los moderados del PS, con los que suma mayoría absoluta en el Parlamento.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada