El Canter E-Cell de Fuso ahorra en costes un 64 % respecto a un diésel

Una flota de 8 camiones Canter E-Cell (eléctricos) de la marca japonesa Fuso ha circulado durante un año por las carreteras de Portugal con el resultado de un ahorro de costes del 64 % comparado con los motores diésel convencionales y sin emitir CO2 a la atmósfera.

Las 8 unidades de pre-producción de Fuso, marca que pertenece a la alemana Daimler, han recorrido 51.500 kilómetros “sin problemas”, con una media diaria de 50 kilómetros, que en algún caso ha llegado hasta los 109 kilómetros.

El modelo que más ha circulado ha sido una unidad empleada por la compañía de reparto Transporta, que ha llegado a completar durante este test de un año -empezó a mediados de 2014- una distancia de más de 14.000 kilómetros.

El rango de autonomía de la batería de ion litio que equipan estos vehículos se ha establecido en 100 kilómetros y para lograr una carga completa de ella se necesitan unas siete horas en un enchufe de 230 voltios.

Teniendo en cuenta el coste diario del diésel en Portugal y de la electricidad, Fuso asegura que un Canter con motor diésel gasta 14,08 litros para recorrer 100 kilómetros, mientras que el E-Cell consume 47,6 kWh de electricidad.

Esto se traduce en un ahorro de costes del 64 % a favor de la unidad impulsada por electricidad.

Fuso ha desarrollado la batería del Canter E-Cell en el Centro de Tecnología Híbrida de Daimler Camiones y va situada a ambos lados de la carrocería. El sistema de propulsión eléctrico va alojado detrás de la cabina del camión, ocupando el lugar del motor diésel si se tratase de una unidad de gasóleo.

El motor de imán permanente envía 110 kilovatios (150 CV de potencia) al eje trasero a través de una transmisión de una sola velocidad, según Fuso.

El bastidor está homologado para un peso total de seis toneladas y la distancia entre ejes es de 4,30 metros, con lo que ofrece espacio para cargas de hasta 4,40 metros.

El fabricante destaca también del Canter E-Cell la ausencia de ruido que produce, lo que hace a este vehículo idóneo para el reparto en el centro de ciudades o zonas en las que están limitadas las emisiones.

El gobierno portugués ha co-financiado este proyecto de investigación a través del IAPMEI, que es la Agencia estatal para la competitividad y la innovación.

Fuso explica que este seis toneladas tiene un par motor máximo de 650 Nm, lo que le permite acelerar como un coche de pasajeros.

El Canter E-Cell se fabrica en la planta portuguesa de Tramagal, a 150 kilómetros al noroeste de Lisboa, en una línea destinada a prototipos. Desde 2011, Daimler ha invertido unos 27 millones de euros en esta fábrica, que ha celebrado su cincuenta aniversario el pasado año.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada