Fitch rebaja dos escalones el rating de Cataluña y lo coloca en ‘bono basura’

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado en dos escalones el rating de Cataluña, desde ‘BBB-‘ a ‘BB’ con perspectiva ‘negativa’, lo que lo coloca en la categoría de ‘bono basura’ debido a la resolución independentista aprobada este lunes en el Parlament catalán, que generará una “mayor confrontación” con el Gobierno central.

Fitch, que con esta decisión da por concluido su proceso de revisión de la nota de Cataluña para una posible rebaja, ha decidido retirar el rating mínimo de ‘BBB-‘ que otorgaba a todas las comunidades autónomas al beneficiarse de las medidas de apoyo de liquidez del Gobierno central.

La agencia incide en que este rating mínimo también dependía de una “relación de cooperación” entre las comunidades autónomas y el Gobierno, algo que no ocurre ahora en Cataluña debido a los acontecimientos recientes. “El rating de Cataluña refleja ahora su perfil crediticio intrínseco”, añade.

Fitch señala que el Gobierno central tiene “amplios poderes” para intervenir en la cuestión catalana, lo que incluye la retención de la financiación ordinaria y el apoyo extraordinario de liquidez y la suspensión de la autonomía regional en virtud del artículo 155 de la Constitución Española y el control directo por parte del Gobierno central.

“Sean cuales sean las medidas que el Gobierno central decida adoptar, es probable que se traduzca en unas mayores tensiones entre los dos gobiernos y en una posible perturbación civil en la región”, subraya la agencia.

En este sentido, agrega que las relaciones entre ambos gobiernos están actualmente “de capa caída”, ya que el Ejecutivo catalán ha mostrado su insubordinación ante cualquier decisión adoptada por el Tribunal Constitucional y es probable que ignore cualquier suspensión.

La agencia incide en que seguirá vigilando la situación en Cataluña y podría llevar a cabo nuevas rebajas del rating si lo considera necesario. Por el contrario, si la situación se normaliza, volvería a otorgar a Cataluña el rating mínimo de ‘BBB-‘ del que se siguen beneficiando el resto de las comunidades autónomas españolas.

FUNDAMENTOS DE LA ECONOMÍA CATALANA.

Respecto a los fundamentos de la economía catalana que le otorgan una calificación ‘BB’, Fitch destaca que la comunidad registró balances por cuenta corriente negativos en el periodo 2008-2014 y necesitará financiación para cubrir su déficit presupuestario en 2015, que espera se sitúe en el 2% del PIB, y en el medio plazo.

Además, incide en que la situación de liquidez de Cataluña es “frágil” y existen dudas acerca de si la región continuará recibiendo apoyo de liquidez del Gobierno central en los mismos términos. Sin embargo, espera que siga teniendo acceso al FLA para cubrir sus servicios de deuda en el medio plazo, posiblemente complementado con financiación de mercado.

En este contexto, considera que su carga de deuda (deuda directa respecto a los actuales ingresos) de casi tres veces no es coherente con su anterior rating de grado de inversión.

Sin embargo, admite que la economía catalana se está recuperando más rápidamente que la española, ya que el PIB nominal creció un 1,3% en 2014 frente al 0,9% de España. Además, datos preliminares del primer trimestre de 2015 indican que estuvo entre las comunidades que más crecieron.

“Esta tendencia está cobrando impulso y es probable que prevalezca. En este momento Fitch asume que el proceso independentista no afectará a la actividad económica”, explica.

Respecto a la perspectiva ‘negativa’, la agencia incide que esta refleja su previsión de un “débil comportamiento presupuestario” y de un nivel de deuda “cada vez más mayor”.

Por otro lado, Moody’s explica que se ha saltado el calendario de publicación de ratings fijado para Cataluña amparándose en la posibilidad que tiene de modificar una calificación si considera que existe un cambio material en la solvencia del emisor y no es adecuado esperar la fecha fijada, como ha sido lo ocurrido el pasado lunes.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada