G20 busca acercar posiciones sobre Siria, migración y clima en Turquía

Una foto de familia de la reunión de responsables del G20 este sábado 5 de septiembre en Ankara.

Una foto de familia de la reunión de responsables del G20 este sábado 5 de septiembre en Ankara.

La cumbre del G20 del domingo y el lunes en Turquía será la ocasión para los líderes mundiales de tratar de acercar posiciones en sobre la guerra en Siria, la migración y el clima.

Con una agenda esta vez más política que económica, los dirigentes de los países más ricos del planeta se reunirán en la ciudad mediterránea de Antalya, suroeste de Turquía, sujeta a medidas draconianas de seguridad y vigilada por 12.000 policías.

Pero los dos principales protagonistas del encuentro, el estadounidense Barack Obama y el ruso Vladimir Putin, divididos sobre cómo poner fin a la guerra en Siria, no tienen previsto reunirse de forma oficial, explicaron fuentes de ambos gobiernos.

Probablemente tendrán un encuentro informal, aseguró en Washington la consejera de seguridad nacional de Obama, Susan Rice. “Tendrán una amplia oportunidad de discutir directamente”, enfatizó.

Librado a tan solo 600 km de Antalya, el conflicto sirio ha dejado más de 250.000 muertos en más de cuatro años y provocado millones de refugiados.

Pero las divergencias principalmente sobre la partida del poder del presidente Bashar al Asad, que, a diferencia de Rusia e Irán, piden los países occidentales y árabes, impiden avanzar en la vía diplomática.

“Siria es un país soberano, y Bashar al Asad un presidente electo por el pueblo. Así que, ¿tenemos nosotros derecho a hablar con él de este asunto? Por supuesto que no”, dijo Putin en una entrevista.

Obama tiene previsto reunirse con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, su primer encuentro desde octubre de 2014, mientras que Putin hará lo mismo con la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro David Cameron.

Sobre el terreno, la entrada en escena de Moscú hace un mes y medio para apoyar militarmente al régimen de Damasco complicó la situación en el país, donde una coalición dirigida por Estados Unidos bombardea a los yihadistas del Estado Islámico.

– Un avance, “muy improbable” –

Los líderes del G20 “querrán despedirse con un mensaje positivo, una convergencia sobre la estrategia que se debe seguir” en Siria, asegura el analista Ozgur Unluhihisarcikli, del German Marshall Fund, de Estados Unidos. Pero “un verdadero avance es muy improbable”.

Triunfante tras recuperar la mayoría absoluta en el parlamento en las elecciones de este mes, Erdogan espera sobre todo avanzar en la crisis migratoria y reclama a los europeos una ayuda financiera para hacerle frente.

“Su economía es más sólida que la de Turquía. ¿Por qué les cierran las puertas (a los migrantes)?”, dijo el jueves Erdogan a la CNN. “Esperamos más apoyo de nuestros aliados”, agregó.

A Turquía llegaron 2,2 millones de refugiados sirios y la UE quiere convencer a Ankara de que los acoja para frenar la ola de migrantes que trata de alcanzar su territorio.

Los debates entre ambas partes se anuncian tensos, días después de que un informe europeo denunciara “graves retrocesos” del Estado de derecho en Turquía.

En cualquier caso, una mención sobre la migración en el comunicado final “será difícil de vender a muchos países, que juzgan que el G20 no es el lugar adecuado”, advirtieron fuentes europeas.

– Una señal ‘fuerte’ para la COP21 –

Dos semanas antes de la conferencia de la COP21 en París, la cita del G20 deberá “enviar una señal fuerte” sobre la necesidad de llegar a un acuerdo contra el cambio climático, según fuentes alemanas.

Pero el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, rebajó el jueves las expectativas asegurando que en la cumbre no habrá “objetivos de reducción (de gases de efecto invernadero) jurídicamente vinculantes”.

“No habrá acuerdo sino es vinculante”, reaccionó el presidente francés, François Hollande, anfitrión de la cita que se celebrará entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre.

– Ausencia de Kirchner –

El dossier económico estará marcado por la ralentización del crecimiento chino, que inquieta a los mercados y a los países emergentes.

Brasil, en recesión, pedirá a los países industrializados que no aumenten los subsidios agrícolas ante la caída de los precios de las materias primas, ya que esto podría perjudicar más a las naciones en desarrollo.

Rusia y Argentina, que también dependen fuertemente de la exportación de materias primas, apoyan esta propuesta, dijo el subsecretario general de Asuntos Económicos y Financieros brasileño, Carlos Bicalho Cozendey.

La brasileña Dilma Rousseff y el mexicano Enrique Peña Nieto participarán en la cumbre.

En cambio, la argentina Cristina Kirchner permanecerá en su país, sumido en plena campaña para el balotaje de las presidenciales del 22 de noviembre, entre el oficialista Daniel Scioli y el opositor de derecha Mauricio Macri.

La cita del G20 servirá además para validar un plan de acción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) contra la evasión fiscal de las multinacionales

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada