El estudio de la cadena láctea dice que ganaderos pierden 2,3 céntimos el litro mientras distribución gana 3

La interprofesional láctea (Inlac), que agrupa a productores, cooperativas e industrias, concluye en su informe sobre la cadena de valor de leche líquida que los ganaderos pierden de media 2,3 céntimos por cada litro producido, mientras distribución e industria obtienen beneficios.

Este documento remitido al Ministerio de Agricultura, al que ha tenido acceso Europa Press, arroja que el único eslabón de la cadena con pérdidas en valores mínimos de ingresos y de costes de producción son los ganaderos, mientras la distribución es la que obtiene mayor ganancia (3 céntimos) y industria tiene unos márgenes positivos más pequeños (0,4 céntimos).

En el texto (cuya elaboración fue encargado a la consultora Prodescon), que tiene fecha de 26 de octubre y se basa en datos desde comienzos de 2015 actualizados en agosto con precios del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), se realiza un estudio de una horquilla entre los valores mínimos y máximos de ingresos y costes de cada parte de la cadena para determinar el margen final.

En base a los valores mínimos de ingresos y costes (escenario más próximo al gallego, donde están los precios más bajos de España), los ganaderos pierden de media 2,3 céntimos por litro. Así, con una venta de leche cruda a 27 céntimos el litro, el ganadero tiene unos ingresos de 31,5 céntimos (se incluyen las ayudas de la PAC o las ventas de ganado), pero sus costes de explotación se sitúa en 33,8 céntimos el litro (19,1 céntimos son solo de alimentación de ganado; 7,7 céntimos son fijos de la granja y otros).

Para los valores máximos de 31,5 céntimos por litro de venta del ganadero se señalan unos ingresos de 39,8 céntimos y unos costes de 39,5 céntimos, de tal forma que en este supuesto sí que hay un beneficio de 0,3 céntimos el litro, pero hay que tener en cuenta que este precio medio ponderado del FEGA se corrige descontando a Galicia y a Cantabria.

INDUSTRIA

De tal forma, las estructuras de costes del estudio de la cadena de valor de leche líquida (entera, semi y desnatada) se establecen en base a los datos de 25 explotaciones ganaderas, ocho industrias transformadoras y seis operadores de distribución.

En el campo de la industria, en base a los valores mínimos analizados en este informe, se consigue un margen positivo de 0,4 céntimos el litro.

Así, la industria vende a la distribución por 46,5 céntimos el litro y consigue unos ingresos por 51,8 céntimos (se suma la venta de nata fresca y otros ingresos), que son más que sus 51,4 céntimos de costes totales (27 céntimos pagados a ganadero; 11,3 céntimos de envasado y embalaje; 2 céntimos de mano de obra; 1,6 céntimos de coste energético y combustibles y 1 céntimo de recogida, entre otros).

En el supuesto de máximos, sin embargo, la industria presenta pérdidas de 3,1 céntimos el litro. Aquí, la venta a la distribución se produce por 51 céntimos, con unos ingresos totales por litro de 58,1 céntimos, pero unos costes totales de 61,2 céntimos (31,5 céntimos pagados a ganaderos).

DISTRIBUCIÓN

Respecto a la distribución minorista de la leche analizada, se presentan los mayores beneficios en el escenario de valores más bajos. El precio de venta final al consumidor por 65 céntimos da lugar a unos ingresos de 63 céntimos (descontado el IVA), pero los costes son de 60 céntimos (46,5 céntimos van a la industria transformadora y 9,5 céntimos son costes de la tienda, entre otros), por lo que tiene una ganancia de 3 céntimos.

Con lo valores máximos de precio de venta por 69,5 céntimos, la industria cosecha ingresos por 68,3 céntimos, pero este escenario los costes ascienden hasta 71,4 céntimos (51 céntimos para industria transformadora), y produce una pérdida de 3,1 céntimos el litro.

BUSCA SER DE “UTILIDAD” PARA EL DEBATE

Según expone la interprofesional láctea, este informe, cuyos resultados muestra cifras anteriores al acuerdo lácteo firmado en septiembre, buscar ser de “utilidad como elemento de debate entre los propios eslabones de la cadena”.

A partir de ahora, se podrá usar como “instrumento de comparación entre los valores genéricos teóricos que presenta la cadena y las cifras reales específicas de un operador concreto”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada