García-Legaz achaca la desaceleración de la exportaciones a la bajada del precio de las materias primas

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha sacado pecho ante el nuevo récord alcanzado por las exportaciones españolas hasta septiembre, que se situaron en 186.261 millones de euros, un 4,4% más que en el mismo periodo del pasado año, pero ha admitido que factores como el abaratamiento de las materias primas, la recesión en Brasil y Japón o los menores ingresos petroleros en Oriente Medio han frenado las ventas fuera de la UE en el noveno mes del año, y explican el frenazo en el avance de las exportaciones hasta el 1,1% sólo en ese mes.

En rueda de prensa para dar cuenta la balanza comercial hasta septiembre, García-Legaz se mantiene, no obstante, “razonablemente optimista” ante la evolución de las cuentas porque, según dice, “las exportaciones siguen creciendo” gracias a la fortaleza de las ventas a la UE tras la ganancia de competitividad de las empresas españolas en los últimos años.

Así es que, si en acumulado del año se siguen produciendo “noticias positivas” desde lado de las exportaciones, que han llevado el déficit comercial hasta los 18.642 millones de euros, un 1,1% menos que un año antes, y también por el incremento de las importaciones de bienes de equipo, hasta suponer el 19,7% del total, lo que habla de una modernización y recapitalización de empresas llamadas a exportar en el futuro, el secretario de Estado de Comercio no ha ocultado que “efectivamente” se ve una cierta desaceleración de las exportaciones en septiembre”.

“Las ventas a la UE se siguen comportando bien, pero se han producido saldos muy inferiores en el resto del mundo, salvo en Canadá, México y Chile”, ha dicho. Entre esos saldos se encuentran los de Brasil o Japón, que arrastran una recesión, y los retrocesos en Venezuela y otros mercados africanos, en los que las exportaciones se habían duplicado durante los últimos cuatro años.

Además, la caída de los precios de las materias primas ha producido un empobrecimiento de muchos países que está impactando en sus importaciones, esto es, las exportaciones españolas. Del mismo modo, los países de Oriente Medio han reducido sus ingresos petroleros, lo que está impactando en el ritmo de avance de sus infraestructuras y, en consecuencia, en las compras de bienes de equipo a España.

Por último, el secretario de Estado también ha explicado que la caída de los precios del petróleo, aunque supone un beneficio competitivo para España en términos netos, pues permite fabricar más barato, también supone de alguna manera un lastre para sus exportaciones, ya que el 5% de ellas son productos derivados del petróleo, que ahora se deben vender más baratos.

“OPTIMISMO” A PESAR DE TODO.

Con todo, García-Legaz dice ser “razonablemente optimista” porque las exportaciones españolas “aunque crecen a menor ritmo, siguen creciendo y la UE sigue ofreciendo buenos datos”.

Concretamente, ha señalado que si las exportaciones que mejor se están comportando son las que van hacia Alemania e Italia y otros países de la UE, “que tienen euros, con lo que el efecto del tipo de cambio no existe”, quedaría claro que España está siendo capaz de exportar más por una ganancia de competitividad. “La depreciación del euro ayuda en terceros mercados, pero no es el factor más importante, es la competitividad la que está ayudando a ganar peso exportador en los últimos meses”, ha remachado.

Asimismo, el secretario de Estado de Comercio ha explicado que España está manteniendo el volumen de empresas exportadoras más o menos estable, pero con un incremento del 3,9% del grupo de las que exportan regularmente desde enero. “Eso es lo importante porque es lo que da fortaleza a la exportación estructural”, ha dicho.

Por el lado de las buenas noticias, García-Legaz ha comentado también que las ventas a China siguen creciendo pese al temor que había en verano a que se vieran afectadas por las turbulencias financieras.

Con todos estos factores, el secretario de Estado de Comercio sostiene que se cumplirán las previsiones del Gobierno por las que el año se cerrará con un incremento de las exportaciones de bienes y servicios del 5,5% y un superávit por cuenta corriente del 1,2% del PIB, que ascenderá al 1,5% del PIB en la balanza de pagos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada