‘Slim’, un retrato crítico del mexicano más rico del mundo

El magnate mexicano Carlos Slim, en una rueda de prensa en Ciudad de México el 29 de enero de 2014

El magnate mexicano Carlos Slim, en una rueda de prensa en Ciudad de México el 29 de enero de 2014

¿Por qué se sabe tan poco del hombre más rico de México y una de las mayores fortunas mundiales? La pregunta acechaba al laureado periodista Diego Enrique Osorno que, durante ocho años, desafió el “miedo” en torno a Carlos Slim para escribir un retrato crítico de su vida.

Su boda oficiada por Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo acusado años más tarde de pedofilia; la misteriosa labor olvidada de su hermano Julián como policía de la represora “Guerra Sucia” en los 70; o la relación de su padre con las falanges libanesas son algunos de los temas más espinosos del recién publicado “Slim: biografía política del mexicano más rico del mundo” (Debate).

El libro, una extensa y documentada investigación periodística que logró contar a última hora con la voz del propio Slim, hurga en el pasado y el presente del magnate de las telecomunicaciones de 75 años y lo muestra en su faceta más seductora y campechana, pues “habla como si no fuera rico”, pero también en su versión más tacaña.

Osorno logra perfilar al segundo hombre más rico del mundo nacido en un país con 50 millones de pobres, que amasó su fortuna bajo el auspicio del partido oficialista, después de empaparse de lecturas, de luchar meses para acceder a documentos oficiales clasificados o de convencer a más de 100 personas para ser entrevistadas, la mayoría de ellas sólo ‘off the record’.

“Fue muy difícil acceder a información porque, en este país, el poder es muy cerrado, es muy difícil que uno como periodista se pueda asomar a estos lugares”, explica Osorno en una entrevista con la AFP en un café ubicado, irónicamente, al lado de Plaza Carso, el centro del imperio Slim en la capital mexicana.

– El miedo a hablar sobre Slim –

El temor que hay en México a hablar sobre el dueño de la gigantesca América Móvil y de un sinnúmero de exitosas empresas es tan fuerte que incluso dos expresidentes que ya habían dado su testimonio, pidieron no ser incluidos finalmente en el libro, revela el periodista.

“Hay mucho miedo. Este es uno de los motores que descubrí a lo largo de la investigación y que explicaba por qué no había tanta información, porque hay miedo a las represalias” del magnate, cree.

“No hay ningún hombre en México que encarne mejor el sistema que Slim y, a lo mejor, si tú estás hablando mal de él públicamente, el sistema te deja fuera”, ironiza este periodista de 35 años que lleva años reporteando la marginalidad mexicana y también es autor de “El cártel de Sinaloa”, “Nosotros somos los culpables” o “La guerra de los Zetas”.

Pero, mientras algunos empresarios abandonaron las entrevistas ante preguntas incómodas, Slim nunca -ni en momentos “muy duros”- se levantó de la mesa durante las siete horas que Osorno pudo hablar con él en su sobria oficina capitalina, siempre en presencia de su sobrino y secretario personal Roberto.

“No es un entrevistado fácil, es una persona muy hábil también para hablar con la prensa. Él está consciente de su cualidad de ser campechano y la usa para seducir”, reconoce el periodista, que batalló para sacar al empresario de sus respuestas aprendidas y reseñó con humor cómo se reservaba información para la autobiografía que está preparando.

– “Crítico, pero justo” –

Recién salido del horno, el libro de Osorno ahonda en episodios cruciales de la vida de Slim como la pérdida precoz y trascendental de su padre, el problema cardíaco que lo tuvo al borde de la muerte en 1997 o el fallecimiento de su esposa Soumaya, pero también saca punta a temas polémicos como la privatización de la empresa de telecomunicaciones Telmex que acabó ganando en 1990.

La biografía también analiza la filantropía “mediocre” de este hombre de origen libanés que vive pegado a una calculadora y suele manejar su propio carro, retrata la saga familiar que dirige ahora varios de sus negocios y hasta hace una visita a su extensa librería donde hay muchos libros de teoría económica pero también los diarios de juventud del Che.

Todo para armar un rompecabezas sobre la compleja vida del magnate -y también de México- que, en palabras del autor mexicano, no tiene intención de linchar ni glorificar.

¿Qué pensará Slim del libro?

“Que es un retrato crítico pero justo”, espera Osorno.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada