La deuda pública habría cerrado 2014 en el 70% si se hubiera aplicado la regla de gasto, según la AIReF

La deuda pública podría haber cerrado el año 2014 en el 70% frente al 99% que registró si se hubiera aplicado la regla de gasto, según un documento de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sobre este instrumento y la sostenibilidad de las fianzas públicas.

Esto implica que la deuda, que cerró el año pasado por encima del billón de euros, podría haberse situado 300.000 millones de euros por debajo de ese nivel, en unos 700.000 millones, el 70% del PIB, mucho más cerca del objetivo que fija el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (60%).

El documento de la AIReF explica que la regla de gasto es una de las tres reglas fiscales fijadas en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, junto con los objetivos de estabilidad presupuestaria y la deuda pública.

Sin embargo, desde el año 2013 -primer ejercicio de aplicación de la ley-, el proceso de consolidación fiscal ha hecho inoperante la regla de gasto, al obligar a una reducción del gasto público mucho más exigente para la mayoría de las administraciones.

Esta situación está cambiando ahora que las administraciones públicas se están aproximando al equilibrio presupuestario, como ocurre en casi todas las administraciones locales e incluso en alguna comunidad autónoma.

Según el informe de la Autoridad Fiscal, la regla de gasto es un instrumento de disciplina presupuestaria que trata de garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas, puesto que impide que el gasto crezca más que la tasa de referencia de PIB.

Además, ayuda a estabilizar la economía porque no opera sobre los ingresos y porque excluye los gastos más vinculados al ciclo, lo que permite que estos fluctúen libremente para contrarrestar los efectos del ciclo en la economía.

En épocas de crecimiento económico fuerte, la regla de gasto impide también que las administraciones tiendan a elevar el gasto cuando hay un fuerte aumento de los ingresos, lo que genera un mayor superávit y un colchón a las administraciones para mejorar su posición fiscal.

EL GASTO CRECIÓ MÁS DE QUE HABRÍA PERMITIDO LA REGLA

De hecho, el informe de la AIReF recoge que el gasto de las administraciones públicas creció por encima de lo que hubiera permitido la regla de gasto en el periodo de expansión previo a la crisis. En concreto, desde 2006 hasta 2011, la aplicación de esta regla habría propiciado una mejora del saldo del sector público del 3% de media cada año.

Por el contrario, a partir de 2012, el esfuerzo de reducción del déficit para cumplir con el objetivo de estabilidad presupuestaria ha supuesto una evolución del gasto público más restrictivo que la que hubiera permitido la regla de gasto.

En conjunto, los cálculos de la Autoridad Fiscal establecen que la limitación sobre el gasto derivada de esta regla habría supuesto una menor necesidad de financiación y, por tanto, una menor deuda.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada