Beatriz Mato apela al consenso en la tramitación de la Ley del suelo

La conselleira de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Beatriz Mato, apeló esta mañana en el Pleno del Parlamento a conseguir el máximo consenso para un texto normativo que consideró de los más importantes de la actual legislatura y que nace con vocación de futuro y de permanencia. Destacó que la nueva Ley del suelo está dirigida a proteger y mejorar el territorio gallego haciéndolo compatible con su aprovechamiento, a lo que añadió que -con esta ley- se garantizará que ningún ayuntamiento de Galicia quede sin un planteamiento urbanístico actualizado, al tiempo que dará respuesta al desafío de hacer del rural gallego un medio vivo y protegido.

El deseo del Gobierno gallego es contar con una Galicia ordenada, sostenible, capaz de crecer y de ser competitiva, al tiempo que respeta su patrimonio, sus valores naturales y su paisaje. En ese sentido, la nueva ley tiene un “plus de relevancia” por tres razones: incide directamente sobre la protección del paisaje, que es algo que afecta a todos; está concebida para ser una norma a largo plazo al establecer el marco urbanístico en Galicia para los próximos años; por último, dará respuesta a un consenso político y social, explicó la conselleira de Medio Ambiente.

El objetivo último de la Xunta es contar con una ley de todos los gallegos y para todos los gallegos, por esa razón se hizo un profundo ejercicio de simplificación y clarificación del texto, con el que se consiguió una ley más práctica y simple. A modo de ejemplo recordó que el número de artículos se redujeron en un 32% con respecto a anterior LOUG.

Ordenación, desarrollo del rural y protección del paisaje

“La ordenación del territorio de Galicia, promover y facilitar el desarrollo del medio rural y garantizar la máxima protección del paisaje gallego” son objetivos esenciales que se pretenden consolidar con esta nueva Ley del suelo, enumeró la responsable de ordenación.
En relación con el primero de los objetivos, pretendiera atender a las demandas de planificación urbanística, consiguiendo que ningún ayuntamiento de Galicia carezca de un planeamiento actualizado y de calidad. Así, la nueva Ley garantizará que los 314 ayuntamientos tengan el planeamiento que necesitan y perdurable en el tiempo, gracias a la figura de los planes básicos –una de las grandes novedades de esta ley-, tanto del Autonómico y como del Municipal, y a la agilización de informes y trámites, como el informe único autonómico, que se emitirá en un plazo máximo de 3 meses y será la Secretaría General de Ordenación del Territorio y Urbanismo a encargada de recopilar el conjunto de informes sectoriales.

La Xunta establecerá un registro de planes de ordenación para que se arroje luz y transparencia sobre la situación urbanística de Galicia y para que los ciudadanos cuenten con información accesible sobre donde y como crecer en Galicia.

La conselleira de Medio Ambiente afirmó que Galicia “fue, es y será una comunidad eminentemente rural”, por lo que para esto continúe así hay que afrontar dos retos esenciales: conseguir que el rural gallego sea un medio rural vivo y al mismo tiempo garantizar que esté protegido al máximo, aclaró.

El Gobierno gallego busca favorecer un aprovechamiento del rural compatible con la preservación de sus valores, sin poner en peligro los valores propios del rural- “una premisa básica que recoge la Ley”, matizó la conselleira, a lo que añadió que no “hay ningún suelo más desprotegido que lo que está abandonado, por lo tanto también hay que luchar con esto”.

En relación con la protección del paisaje, la conselleira reiteró que la Ley ponen el interés general que supone el paisaje por encima de cualquiera interese privado o particular; y aclaró que conocer y preservar el paisaje gallego “es cosa de todos”, por lo que insistió en la idea de corresponsabilidad en materia de ordenación del territorio y protección del paisaje. Apuntó que alcanzar un alto grado de sensibilización y concienciación social en esta materia será el primer paso para cumplir los objetivos.

Así, la ley establece el marco necesario para que las construcciones se adapten al contorno –“y no al revés”, aclaró-, gracias al fomento de la recuperación del ya construido frente a nuevas estructuras y refuerza el deber de rematar exteriormente las construcciones, poniendo fin al deterioro de las paisaje gallego.

Diálogo y consenso permanente

La conselleira de Medio Ambiente destacó que la Ley del suelo es una norma que fue desarrollada con el máximo consenso, ya que sólo de este modo se conseguirá cumplir el objetivo de perdurabilidad a largo plazo.

Señaló que dicho consenso se buscó desde los primeros pasos, con la apertura de un proceso de participación en el que se mantuvo un diálogo con 75 agentes sociales y la celebración de 30 encuentros sectoriales. Es decir, “todos aquellos que quisieron realizar aportaciones al texto pudieron hacerlo” y esa participación resultó ser muy fructífera, ya al texto que hoy se presenta en el Parlamento se incorporaron un 80% de los alegatos que se acercaron.

Mato Otero añadió que hoy “se completa el proceso de diálogo” escuchando las aportaciones que puedan apostar los grupos parlamentarios, por lo tanto todas aquellas propuestas que tengan como objetivo sumar serán bienvenidas.

La titular de Medio Ambiente destacó el trabajo realizado por el Gobierno gallego en los últimos años a favor de la mejora y actualización de la ordenación del territorio gallego, gracias a la aprobación en 2011 de las Directrices de Ordenación del Litoral y del Plan de Ordenación del Litoral.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada