El cemento pide un menor precio de la luz para apuntalar su recuperación y crear 7.000 empleos

Los fabricantes de cemento radicados en España reclaman un “coste de la electricidad más competitivo” como una de las medidas necesarias para apuntalar la recuperación del sector y, por extensión, la del conjunto de la economía, a la que estiman que pueden aportar la creación de unos 7.000 nuevos empleos.

Los cementeros proponen para ello “establecer un sistema de peajes que garantice un coste competitivo de la luz” y “flexibilizar el mecanismo de interrumpibilidad”.

Las dos medidas forman parte del plan ‘Crecimenta 20.30′ que el sector propone a los distintos partidos de cara a las próximas elecciones, con el fin de “dinamizar la demanda de cemento” y contribuir así a la recuperación económica.

Con el plan, los fabricantes de cemento pretenden que sus plantas en España vuelvan a producir 30 millones de toneladas al año de este material de construcción, el doble que en la actualidad, en el horizonte de 2020. Según aseguran, en caso de no aplicar las medidas que proponen, dicho nivel no se alcanzaría hasta 2030.

Para lograr este fin, las cementeras proponen utilizar el cemento y el hormigón de forma masiva, desde para la construcción de carreteras y autovías, hasta para la construcción y reparación de la red de distribución de agua, pasando por la ejecución de líneas de tren (construyendo las vías en placa).

También apuntan a la necesidad de impulsar la rehabilitación de edificios, tanto públicos como privados, y “construir y reforzar infraestructuras sujetas a riesgos por eventos climáticos extremos”.

Los cementeros, a través de su patronal Oficemen también reclaman “apoyo institucional” a la exportación y la utilización de residuos como combustible de sus plantas.

BENEFICIOS PARA EL CONJUNTO DE LA ECONOMÍA.

El sector se reivindica como “motor de crecimiento económico” e “industria al servicio de la sociedad” y asegura que su recuperación contribuirá a la mejora económica y social general.

Así, aseguran que la puesta en marcha del plan que proponen se traduciría en la generación de 7.000 nuevos puestos de trabajo, un incremento del valor añadido bruto de la economía de 1.400 millones de euros, un ahorro de 35 millones de euros en mantenimiento de carreteras y evitar pérdidas de 22 millones de metros cúbicos de agua al año en las redes de distribución.

Durante la presentación del plan, el presidente de Oficemen, Jaime Ruiz de Haro, destacó el plan como “una firma apuesta por la recuperación económica y la reindustrialización de España” y aseguró que se ha diseñado “en línea con las previsiones de crecimiento proyectadas por el Gobierno y otros organismos internacionales”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada