“Se reúnen las condiciones para un éxito” de la cumbre del clima

 COP21

COP21

Las condiciones para que la conferencia sobre el clima de París resulte un éxito “están reunidas”, dijo este sábado el presidente designado de la COP21, Laurent Fabius, tras anunciar en vísperas del evento que 183 países presentaron sus compromisos nacionales en la materia.

Un total de “183 países presentaron sus INDC -los compromisos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático-, lo cual ya es un éxito considerable”, dijo Fabius a la prensa. Según el ministro de Relaciones Exteriores francés, “las condiciones para que sea un éxito están reunidas, pero no está ganado de antemano”.

Fabius entregó simbólicamente este sábado a la responsable de la ONU sobre las cuestiones del clima, Christiana Figueres, la llave de madera de la pequeña ‘ciudad verde’ montada en un espacio de 18 hectáreas en el parque de exposiciones aeronáuticas de Le Bourget, donde se desarrollará a partir del lunes la COP21.

En una rueda de prensa, Fabius y Figueres presentaron luego lo que se espera será el camino a recorrer por los 40.000 participantes de la COP21 de aquí al 11 de diciembre -incluyendo el lunes 150 jefes de Estado o Gobierno que darán el pistoletazo inicial- para alcanzar un acuerdo global capaz de frenar el calentamiento del planeta. “Tenemos que determinar dónde estamos, adónde y cuándo queremos llegar, y trazar el camino para lograrlo”, sintetizó Figueres.

– Lo que se va a negociar –

El punto de partida, explicaron ambos diplomáticos, luce promisorio dado el compromiso manifestado de antemano por 183 países de los 195 que participan y que representan más del 95% de las emisiones globales. “Es algo inédito, es uno de los primero elementos del éxito”, señaló Fabius.

Sin embargo, como ya establecieron los expertos de la ONU al hacer la sumatoria de esos compromisos, los mismos no serán suficientes para mantenerse por debajo de los 2ºC de calentamiento con relación a la era preindustrial, el límite por encima del cual las consecuencias serían catastróficas para el planeta: elevación de las aguas de los océanos, sequías, inundaciones y otros fenómenos extremos. Lo prometido, si se cumple cabalmente, permitirá evitar un catastrófico calentamiento medio de 5, 6 ó 7ºC, limitándolo a 3,5ºC, pero sin lograr mantenerlo por debajo del tope anhelado de 2ºC.

Por esa razón, explicó Figueres, los delegados que negociarán dos semanas en París -la primera a nivel de expertos, la segunda, a nivel ministerial- deberán primero que nada “admitir que los INDC no son suficientes”.

En segundo lugar, el acuerdo que se negociará “deberá establecer un procedimiento de esfuerzos progresivos, con etapas claramente determinadas que podría ser cada 5 años, aunque eso todavía está por decidirse, y con un mecanismo claro de registro, monitoreo y verificación a ser seguido por todos los países, para que todos podamos saber si estamos o no en la ruta del progreso”, explicó Figueres.

¿Legalmente vinculante o no?

Otro de los temas clave, además del financiamiento de los programas climáticos en los países en desarrollo, será el carácter legalmente vinculante del acuerdo. “Eso es algo que todavía se está discutiendo”, admitió la diplomática costarricense. “Pero lo que puedo compartir con ustedes es que percibo un respaldo creciente por un acuerdo de París que sea legalmente vinculante”, aseguró.

Sin embargo, aclaró, contrariamente al Protocolo de Kioto -el instrumento de regulación climática anterior, que sólo se aplicaba a los países desarrollados y era “monolíticamente vinculante”-, el de París “tendrá diferentes elementos, con carácter vinculante en distintos grados. Exactamente cómo será eso, es lo que deberá discutirse”.

Finalmente, Fabius también marcó las pautas en materia de tarificación del carbono -es decir, la idea de montar una economía en la que cueste caro emitirlo-, al aclarar que si bien es una meta fundamental de todo el proceso, queda de antemano excluida de las negociaciones.

Si se quiere ir hacia un mundo con menos carbono -explicó Fabius-, se necesita un “doble movimiento”: que sea costoso emitir carbono y que las energías renovables sean más baratas. “Pero digamos las cosas como son: sería ilusorio pensar que en el acuerdo de París se pueda fijar un precio único del carbono”. Señaló, en cambio, que el tema se menciona como meta “en dos oportunidades” en el borrador que está sobre la mesa y agregó que durante la COP21 se presentarán iniciativas importantes en la materia.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada