La banca española se planteó emprender acciones legales contra la EBA tras el error sobre el capital

El Euríbor a 12 meses, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, cerrará por primera vez en su historia en niveles cercanos al 0% en noviembre y abaratará las hipotecas en 163 euros anuales.

A falta de un día para el cierre del mes y con datos a 26 de noviembre, el Euríbor mensual se sitúa en el 0,084%. El último valor diario fue de 0,048%, después de iniciar el mes en 0,106%.

De este modo, un ciudadano con una hipoteca de 120.000 euros a 20 años y Euríbor +1% obtendrá una rebaja en su cuota mensual de 26 euros o, lo que es lo mismo, de 163 euros anuales.

El analista de XTB Jaime Díez ha explicado a Europa Press que el índice ha experimentado una caída del 50% desde el comienzo de mes “fruto de la proximidad de la reunión del Banco Central Europeo” que se celebrará el 3 de diciembre y ante las “altas expectativas” que el mercado tiene en las modificaciones que el presidente del instituto emisor, Mario Draghi, haga sobre la QE actual.

En este sentido, ha recordado que de las ocho referencias del Euríbor a distintos plazos, únicamente dos mantienen el tono positivo –el Euríbor a 9 meses y el Euríbor a 12 meses–, situándose la primera en un “exiguo” 0,009%.

Díez ha apuntado que el rumbo de ambas referencias es el de finalizar también en negativo, pero ha advertido de que habrá que esperar a que el BCE rebaje, aún más, el tipo de interés de sus depósitos a la vista, actualmente situados en el -0,2%.

“El mercado espera una rebaja la próxima semana al -0,3%, pero Draghi podría dejar entrever que dichas facilidades pueden ser todavía más bajas y que de nuevo actuará para sostener su palabra de levantar la inflación”, considera.

REDUCCIÓN DE LOS MÁRGENES DEL SECTOR BANCARIO

Analizando las consecuencias de esta caída, el experto ha indicado que la ventaja de que el Euríbor esté en niveles tan bajos permite a familias y empresas endeudarse o refinanciar su deuda a tipos más ventajosos, con el beneficio económico que ello implica, así como contar con la posibilidad de acometer nuevas inversiones.

Sin embargo, esta tendencia a la baja afecta negativamente al sector bancario, que reduce “todavía más” sus márgenes. “Ya se escuchan campanas de fusiones para capear el temporal, que parece alargarse más de lo esperado y debido”, ha añadido.

Por otra parte, los tipos bajos también ponen de manifiesto dos grandes problemas de la economía actual: el miedo de las entidades financieras a prestar dinero a otros agentes, que provoca que la liquidez “no salga a muchos círculos”, y la falta de demanda de crédito.

“Ni empresas ni familias han terminado su desapalancamiento y no tienen capacidad para volver a endeudarse. Además, las nuevas empresas se enfrentan a una baja demanda, por lo que no ven necesario realizar importantes inversiones”, ha indicado.

Díez también subraya que en el caso de los gobiernos, la corriente actual de fuerte austeridad y cumplimiento de objetivos de déficit “es contraria a nuevos incrementos de deuda pública, por lo que los países tampoco sacan toda la ventaja posible a la facilidad de crédito que existe en el mercado”.

Mirando el futuro, el analista augura que diciembre será “un mes incierto” para el Euríbor, puesto que el BCE podría provocar una nueva aceleración de las caídas. No obstante, adelanta que si el mensaje de Draghi no es todo lo ‘dovish’ que se espera, “podría apreciarse un leve repunte después de la fuerte caída de noviembre”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada