La OCU alerta de “problemas” en facturas y resguardos de reparaciones de teléfonos móviles

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado de “problemas” en la información previa, los resguardos y las facturas que entregan los servicios técnicos de reparación de teléfonos móvil, aunque concluye que en muchos casos “reparar el móvil sale a cuenta” dados los precios cobrados.

Según los resultados de un estudio publicado en la revista OCU-Compra Maestra, los problemas “más habituales” en los establecimientos de reparación de teléfonos móviles se centran en la falta de información básica de consumo.

En concreto, en pocos establecimientos de los visitados o contactados por la OCU se informaba de forma correcta sobre el derecho a pedir un presupuesto previo, el coste de la mano de obra, la existencia de una garantía de tres meses después de la reparación o la disponibilidad de hojas de reclamaciones.

Otro problema detectado es la falta de entrega de un resguardo o la ausencia de datos esenciales cuando lo entregan, hasta el punto de que pueden llegar a “imposibilitar o dificultar enormemente” cualquier reclamación del consumidor en caso de pérdida del móvil en el servicio de reparación.

Sin embargo, las mayores irregularidades se han encontrado en las facturas, ya que en la mayoría de los casos se entrega un ticket o un albarán que no cumple los requisitos legales de una factura. “Carecían de datos fundamentales como la identificación del móvil o la explicación de la reparación efectuada, lo que puede ocasionar problemas para el consumidor en caso de que la avería persista”, incide.

VARIACIÓN EN LOS PRECIOS.

Respecto al precio de reparación de las averías, la OCU destaca que varía según el móvil, pero en todos los casos el coste de la reparación era inferior al valor de la versión actual de ese móvil y al precio del mismo modelo similar de segunda mano. “Siempre una opción más económica es llevar a cabo la reparación antes de adquirir otro terminal, ya sea nuevo o usado”, remarca.

A este respecto, agrega que el precio también varía dependiendo del establecimiento, que en el caso de los servicios técnicos visitados va desde los 23 a los 45 euros, “por lo que es recomendable preguntar en varios establecimientos antes de decidirse por uno”.

Asimismo, destaca que el tiempo de reparación “en general” ha sido rápido, ya que en 22 de los establecimientos visitados cambiaron la pieza en apenas 24 horas y en ocho establecimientos tardaron menos de una semana.

Las excepciones fueron un establecimiento Telecor de Bilbao que advirtió que no podía llevar a cabo esa reparación y un The Phone House que después de una semana no reparó la avería y fue necesario acudir a otra tienda.

En esta línea, la OCU recuerda que el consumidor tiene derecho a que le devuelvan la pieza cambiada, lo que le permite comprobar que efectivamente se ha reemplazado la pieza. En el estudio, ocho establecimientos se resistieron a devolver la pieza, en algún caso devolvieron una pieza distinta y en BCN Móviles aprovecharon la reparación para sustituir la batería del móvil por otra ligeramente deteriorada, “lo que sin duda genera desconfianza”.

Para llevar a cabo este estudio, la OCU ha llamado a 90 servicios técnicos de 11 ciudades para conocer el coste de reparación de tres modelos distintos de móvil. Además se visitaron 32 servicios técnicos en cinco ciudades para que llevaran a cabo la reparación de los terminales.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada