Restoy pide revisar la solidez del modelo bancario para mantener la solvencia

 Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España.

Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España.

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, ha dicho hoy que es fundamental revisar la solidez del modelo de negocio de las entidades financieras y su capacidad para generar de manera estable los recursos que aseguren a medio plazo niveles satisfactorios de rentabilidad y solvencia.

“Ello puede requerir una corrección del exceso de capacidad de la banca europea que parece prevalecer en la actualidad”, ha dicho Restoy, que ve “importante que las autoridades involucradas intenten acompañar el proceso -que debe ser, en todo caso, conducido por las propias entidades- de modo que esta corrección se produzca de la manera más ordenada posible”.

Restoy se ha expresado así durante la presentación de un informe elaborado por PwC y el IE Business School sobre la Unión Bancaria, un proceso en el que según el subgobernador se ha avanzado mucho, pero en el que queda camino por delante.

Un camino que deberá recorrerse en un entorno complejo para la propia banca europea, ya que la actividad económica se mantiene relativamente débil, la estabilidad de precios está sometida a riesgos significativos y, como consecuencia, los tipos de interés permanecen en niveles muy reducidos.

Así, en este entorno, el negocio bancario se resiente por las dificultades para la reactivación del crédito, los modestos márgenes de intereses y los activos deteriorados que permanecen en balance.

A ello, se añade la creciente exigencia regulatoria que, si bien deberá favorecer la estabilidad del sector a medio plazo, en el corto aumenta la presión sobre la rentabilidad”, ha asegurado Restoy.

En su intervención, y en relación a la Unión Bancaria, ha dicho que este proceso está ya cerca de ser “una realidad activa”.

Uno de los pilares de la Unión Bancaria es el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) que aunque ha realizado hasta ahora una labor muy destacada, como la creación de equipos conjuntos de supervisión, integrados por empleados del Banco Central Europeo (BCE) y los bancos nacionales, todavía tiene retos pendientes.

Entre ellos, ha destacado la necesidad de definir con claridad a las entidades las exigencias de su supervisor a corto y medio plazo, para que puedan diseñar con eficacia sus estrategias y gestión.

De la misma manera, ha considerado necesario seguir trabajando en la convergencia de las prácticas supervisoras hacia los mejores estándares, y limar las diferencias que aún persisten entre las distintas jurisdicciones pertenecientes al MUS.

El tercer reto es el logro de un marco fructífero de interacción entre el MUS y el Mecanismo Único de Resolución, según Restoy, que por último, ha considerado necesario mantener los esfuerzos para lograr la cohesión entre los distintos componentes del Mecanismo, que requiere una supervisión eficaz.

Restoy ha clausurado hoy la presentación del tercer informe de la Unión Bancaria elaborado por PwC y el IE Business School, que destaca los pasos importantes que se han dado en este proceso que suma criterios como seguridad, nuevas prácticas, capital, estabilidad, o responsabilidad.

No obstante, el estudio también pone de manifiesto los retos que aún quedan por delante como conseguir una regulación realmente homogénea y consistente, y coordinar los centros de decisión situados en Fráncfort (supervisión) y en Bruselas (regulación).

De la misma manera, el informe indica que la banca europea afronta el reto de impulsar la rentabilidad en un entorno que está marcado por bajos tipos de interés, la avalancha de nuevas exigencias regulatorias y el impacto de la tecnología.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada