La Eurozona adopta una financiación puente para el fondo único de liquidación bancaria

 El ministro de Economía austriaco Hans Jörg Schelling (izda), conversa con su homólogo alemán Wolfgang Schaeuble, antes de una reunión de los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo en Bruselas.

El ministro de Economía austriaco Hans Jörg Schelling (izda), conversa con su homólogo alemán Wolfgang Schaeuble, antes de una reunión de los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo en Bruselas.

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona han adoptado hoy arreglos para una financiación puente que garantice suficientes recursos durante el periodo en que el fondo único de liquidación bancaria aún no está lleno, mediante líneas de crédito nacionales.

Los países que participan en la Unión Bancaria, los de la eurozona, pero se pueden unir más Estados miembros, emitieron una declaración en el marco del consejo de ministros de Economía y Finanzas de las Unión Europea (UE) en la que especifican las características de esas líneas de crédito.

Esos Estados miembros firmarán en 2016 acuerdos armonizados con la junta única de liquidación bancaria para proveer a ese órgano individualmente de líneas de crédito nacionales para respaldar su propio compartimento en el caso de que no haya suficientes fondos disponibles tras liquidaciones o reestructuraciones bancarios.

El fondo estará formado por compartimentos nacionales que se irán poniendo gradualmente en común hasta el cien por cien.

Con este acuerdo, los Estados miembros garantizan un “inicio creíble del fondo único de liquidación” a partir del 1 de enero de 2016, indicaron los ministros en una declaración en la que detallan las características de esas líneas de crédito.

Así, el monto agregado máximo de las líneas de crédito de los Estados miembros de la eurozona sumará 55.000 millones de euros -el monto con el que contará el fondo cuando esté completo en 2026- y se confeccionaran con una clave de reparto conforme al que se ha calculado para las contribuciones nacionales al fondo único.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, explicó que cuando se determinó en 2014 ese cálculo que la banca española tendrá que aportar 5.300 millones de euros en ocho años al fondo único de liquidación bancaria, un 9,6 % del total.

El monto agregado y la clave de reparto serán revisados a finales de 2017 o antes si se suman Estados miembros de fuera de la eurozona a la Unión Bancaria, indica la declaración.

Las líneas de crédito individuales serán empleadas “como último recurso”, después de haberse agotado todos los demás recursos, incluyendo los requisitos de rescate interno bajo la directiva de recuperación y resolución bancaria (BRRD en inglés) y la capacidad de préstamos externos de la junta.

Ese sistema garantiza la protección de los contribuyentes y será fiscalmente neutral a medio plazo, dado que el Estado miembro afectado será responsable de devolver el monto utilizado de la línea de crédito.

Los ministros se han comprometido además en la declaración de hoy con el establecimiento de un cortafuego común para el fondo único durante el periodo de transición, el cual será “plenamente operativo a más tardar a finales” de esa fase, es decir cuando los recursos del fondo estén plenamente mutualizados en 2026.

El progreso será revisado poco después de la entrada en vigor del fondo único de liquidación bancaria, el 1 de enero próximo.

El cortafuego común también será neutral fiscalmente a medio plazo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada