El Papa recuerda ante la Inmaculada a quienes más sufren

El papa Francisco abre la Puerta Santa con motivo de la inauguración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, en el Vaticano, hoy, 8 de diciembre de 2015.

El papa Francisco abre la Puerta Santa con motivo de la inauguración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, en el Vaticano, hoy, 8 de diciembre de 2015.

El papa veneró hoy la imagen de la Inmaculada Concepción en Roma y en su oración recordó a “aquellos que sienten más duro el camino” de la vida como los enfermos, los presos y quienes “llegan de tierras lejanas en busca de paz y trabajo”.

“Vengo en nombre de las familias, con sus alegrías y penas; de los niños y jóvenes, abiertos a la vida; de los ancianos, llenos de experiencia”, dijo el pontífice a los pies de la estatua de la Inmaculada Concepción, en la plaza de España de Roma.

Francisco dijo representar en modo particular a “los enfermos y a los encarcelados, a quienes sienten más duro el camino”.

“Como pastor vengo también en nombre de aquellos que han llegado desde tierras lejanas en busca de paz y de trabajo”, proclamó.

“Bajo tu manto hay lugar para todos porque eres la madre de la Misericordia. Tu corazón está lleno de ternura hacia todos tus hijos: la ternura de Dios, que contigo se hizo carne y se convirtió en nuestro hermano, Jesús, salvador de cada hombre y mujer”, dijo.

El pontífice llegó a la plaza de España de Roma a las 15.48 hora local (14.48 GMT) y allí le esperaban miles de fieles, romanos y turistas que le recibieron al grito de “Viva el papa” y que también corearon su nombre al final de la celebración, cuando el pontífice argentino se acercó a saludarles.

Jorge Bergoglio pronunció la oración a los pies de la escultura de la Virgen, donde depositó una franja de flores blancas y amarillas, los colores de la bandera vaticana.

La tradición papal de la ofrenda de flores se remonta a 1857, tres años después de la definición dogmática de la Concepción Inmaculada de la Virgen María.

Por voluntad de Pío IX se erigió este monumento en la romana Plaza de España y fue él quien lo bendijo el 8 de septiembre de 1857 desde el balcón central de la embajada española ante la Santa Sede.

Después de la oración, Francisco permaneció varios minutos en silencio y en meditación frente a la escultura, mientras se escuchaban las letanías a la Virgen.

Al acto acudieron diversas autoridades políticas como el comisario de Roma, Franco Paolo Tronca, y una comitiva de la Embajada de España ante la Santa Sede encabezada por el embajador Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.

Este acto se produjo después de la inauguración del Año Santo Extraordinario de la Misericordia, que comenzó con la apertura hoy de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro del Vaticano y que concluirá el 20 de noviembre de 2016.

MEDIO AMBIENTE

El Vaticano concluyó hoy la inauguración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia con la proyección en la Basílica de San Pedro de imágenes realizadas por reputados fotógrafos internacionales e inspiradas en la encíclica papal “Laudato si”, sobre la protección del medio ambiente.

Las fotografías fueron tomadas por profesionales como el brasileño Sebastião Salgado o el estadounidense Joel Sartore y se proyectaron sobre la fachada y la cúpula de la basílica vaticana.

Así, imágenes en movimiento gracias a juegos de “zoom” y efectos de luces permitieron que grandes cascadas cayeran sobre los muros de granito y mármol de la fachada de la basílica vaticana.

Cielos con lluvias de estrellas fugaces se alternaron con palomas blancas que batían sus alas iluminadas con halos de luces blancas, y también con imágenes de océanos y selvas, siempre acompañados de sonidos de la naturaleza.

Los asistentes también pudieron ver impresionantes imágenes de la Tierra vista desde el espacio, la riqueza de la fauna de los océanos y una gran variedad de paisajes.

Estas fotografías sirvieron de antesala para la proyección de instantáneas y vídeos sobre la acción que el hombre ejerce en la naturaleza para poner de manifiesto cuáles son los tesoros que posee el planeta y la necesidad de protegerlos.

En la iniciativa “Fiat Lux: illuminare la nostra casa comune” (“Hágase la luz: iluminar nuestra casa común”) también han participado el francés Yann Arthus-Bertrand y los estadounidenses David Doubilet y Ron Fricke, entre otros.

Las fotografías se han inspirado en la reciente encíclica publicada por Francisco, “Laudato si” y abordaron temas como “la misericordia, la humanidad, el mundo natural y el cambio climático”, tal y como explicó recientemente el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella.

El evento sirvió para concluir el primer día del Año Santo del Jubileo de la Misericordia, dispuesto por el papa Francisco y que se celebra en el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II (1962-1965).

El tema del proyecto, según los organizadores, resultaba apropiado también porque la proyección se ha producido cuando se está celebrando en París la Cumbre del Clima (COP21).

Así, con el medio ambiente como premisa, estas fotografías buscaron proponer una reflexión a los asistentes a la plaza vaticana sobre la acción del hombre en el planeta y también concienciar a nivel global de la importancia de combatir el cambio climático y de conservar la naturaleza.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada