Los tratamientos biológicos con anticuerpos monoclonales ayudarán personalizar terapias en patologías respiratorias

Los tratamientos biológicos con anticuerpos monoclonales ayudarán en los próximos a personalizar las terapias en las patologías respiratorias, según ha asegurado el director del Instituto Respiratorio del Hospital Clínic de Barcelona, Àlvar Agustí.

El experto se ha pronunciado así durante la III edición del ‘Lung Disease Summit’, un encuentro organizado recientemente en Barcelona por la compañía biofarmacéutica AstraZeneca con el título ‘Caminos para el abordaje personalizado de las enfermedades respiratorias’.

“Todas las enfermedades sobre las que estamos discutiendo, cáncer de pulmón, EPOC y fibrosis pulmonar, son patologías complejas que necesitan personalizar los tratamientos porque no todos los pacientes tienen los mismos mecanismos ni necesitan las mismas terapias. Ése ha sido el debate central del encuentro: entender que estamos empezando una nueva era en la medicina respiratoria en la que vamos a dejar de tratar etiquetas diagnósticas y trataremos mejor a los pacientes con características clínicas, biológicas, moleculares y genéticas diferentes”, ha explicado el doctor.

LAS NUEVAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN EN EPOC

Asimismo, y ante la “gran heterogeneidad” de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es uno de los aspectos que más dificulta el correcto tratamiento, los expertos reunidos en el encuentro han destacado la necesidad de identificar qué características clínicas son relevantes en estos pacientes y cuáles son tratables.

“Se dirigen fundamentalmente a entender la heterogeneidad de la enfermedad, que es muy compleja y tiene muchos componentes; cada uno de ellos puede necesitar un tratamiento diferente y, por tanto, tenemos que empezar a separar las distintas características tratables”, ha informado el neumólogo.

Algunos, prosigue, necesitarán broncodilatadores, otros necesitarán corticoides y, con todos los nuevos tratamientos biológicos que están apareciendo, los profesionales sanitarios deberán entender “mejor” a qué pacientes deben dar cada terapia.

“Su calidad de vida ha mejorado significativamente en los últimos diez años, período en el que hemos podido disponer de nuevos broncodilatadores de larga duración que han mejorado claramente la capacidad de los pacientes para realizar ejercicio, los síntomas y, por tanto, su calidad de vida”, ha zanjado.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada