Renault, Nissan y Francia acuerdan estabilizar el accionariado de su alianza

Renault, Nissan y el Estado francés, accionista del primero, han llegado a un acuerdo para estabilizar el reparto de títulos de la alianza entre los dos fabricantes automovilísticos y los derechos de voto en el consejo de administración de la misma, indicó hoy el grupo del rombo.

Renault señaló en un comunicado que se trata de “un acuerdo sólido que convierte en perenne la alianza y favorece su desarrollo”.

Las partes acuerdan reconocer al Estado francés el valor doble de sus votos pero lo limitan a las decisiones de más importancia, manteniendo en el resto el valor nominal de los votos.

El Estado posee el 19,7 % de Renault, que a su vez controla el 43,4 % de Nissan, quien en virtud de la alianza firmada en 1999 controla un 15 % del fabricante francés.

Con este pacto se pone fin a ocho meses de tensiones internas en el seno del grupo, tras el choque entre el fabricante nipón, que no quería ver sus decisiones influidas por París, y el Estado francés, que quería mantenerse como accionista de Renault.

El acuerdo prevé que Francia mantenga el principio de doblar los derechos de voto en las juntas de accionistas introducido por el actual Gobierno para favorecer a los accionistas más estables en las empresas.

De esta forma, el principio de doblar los votos entrará en vigor, como estaba previsto, en abril próximo, pero París se compromete a limitarlos en el 17,9 % o, como máximo, el 20 % si hay un quorum “inhabitualmente elevado”.

La limitación de los derechos de voto del Estado se aplicará al conjunto de las decisiones que se traten en juntas de accionistas ordinarias, excepto en las que tengan que ver con el reparto de dividendos, la nominación de administradores por parte del Estado o la decisión de activos que se refieran a más del 50 % de la empresa.

Sin embargo, no se aplicará en situaciones “de carácter excepcional” como las relativas a la modificación de la alianza o la recuperación de derechos de voto del fabricante japonés en el francés.

Tampoco se aplicará cuando se trate de anunciar una oferta pública sobre Renault y la superación de la barrera del 15 % en el capital de Renault por un tercero, incluido Nissan, agregó.

Las partes se comprometen también a no activar los derechos de voto de Nissan en Renault y a la firma de un contrato entre los dos constructores para que el grupo francés, participado por el Estado, no interfiera en la gobernanza del nipón, algo que ya venía haciéndose desde hace 16 años.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada