Desarrollan una herramienta que mide el riesgo de fractura ósea en población desde el centro de salud

Un grupo de investigadores del IDIAP Jordi Gol ha desarrollado una nueva herramienta para medir el riesgo de fractura ósea en población general desde las consultas de Atención Primaria, de modo que puedan evaluar un posible tratamiento y adoptar la medidas necesarias para la atención del pacientes dependiendo de la clasificación del riesgo (bajo, intermedio y alto)

La herramienta surge tras un trabajo de adaptación del algoritmo (FRAX) para calcular el riesgo absoluto de fractura por fragilidad en hombres y mujeres mayores de 40 años, que desarrollo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para aplicar esta fórmula en España había que adaptarla y calibrarla de acuerdo con las características de la población de nuestro territorio. Por ello, un grupo de investigadores del IDIAP Jordi Gol ha hecho estudios para hacer una adaptación de este algoritmo FRAX, de acuerdo con las características propias de nuestra población.

La adaptación de la herramienta se estudió inicialmente en una cohorte de mujeres que se llama FRIDEX y se comprobó que podía ser

una herramienta válida y fiable para medir el riesgo de fractura por fragilidad en mujeres mayores de 40 años, que habían pedido una densitometría. La investigación, que fue publicada en la revista ‘Medicina Clínica’, evaluó el riesgo de fractura osteoporótica en más de 2.000 mujeres, a las que se hizo un seguimiento durante diez años.

El siguiente paso ha sido analizar la herramienta en la población general, no sólo para población con riesgo de osteoporosis, y valorar si el riesgo resultante es alto o bajo: es el estudio FROCAT que se acaba de publicar.

Esto ha permitido, según el doctor Rafael Azagra investigador del IDIAP, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona [UAB] y colaborador, como docente, en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad Internacional de Cataluña [UIC]) “conocer el riesgo para fractura osteoporótica en población general y valorar el nivel de riesgo”.

Atendiendo a los resultados de esta herramienta, si el resultado del test es menor del 5% significa que el riesgo de fractura es bajo y, por tanto, que conviene mantener o mejorar los estilos de vida saludables. En cambio, si el riesgo es de 5 o superior, es necesario ampliar el estudio con una densitometría ósea tipo DXA; y, especialmente, si es de 7,5% o mayor, es necesario un tratamiento farmacológico y un seguimiento médico.

Para validad la herramienta se realizó un estudio, que ha sido recientemente publicado en inglés en la revista ‘Maturitas’, sobre una muestra de aproximadamente de 2.000 personas. Se les pasó el test FRAX, con la calibración FRIDEX, y se comprobó si, al cabo de diez años, la previsión de riesgo era acertada o no.

Los riesgos de fractura se clasificaron en bajo, intermedio y alto, según la calibración FRIDEX. En el grupo de bajo riesgo de fractura (70,2%), un 5,2% sufrió fractura osteoporótica durante los diez años siguientes; en el grupo intermedio, un 8,1% de la muestra sufrió alguna fractura en los 10 años siguientes al test, y en el grupo de riesgo alto sufrieron fractura un 15,9%.

Según el doctor Azagra, estos resultados demuestran que “la herramienta (una vez adaptada con la calibración para nuestra población) se ha mostrado efectiva, en tanto que permite identificar, por un lado, las personas con un riesgo bajo (las que sufrirán, en menos de un 5%, una fractura por fragilidad) y, por el otro, las personas con un riesgo alto, que pueden superar el 20%”.

“A partir de este test calibrado se pueden detectar desde las consultas de atención primaria a las personas que presentan un riesgo alto o intermedio de fractura debido a la osteoporosis o de otras circunstancias, y son estas personas, mayoritariamente mujeres a partir de los 65 años con riesgo intermedio o alto, las que deberían hacerse una densitometría ósea del tipo DXA para completar el estudio de la salud de sus huesos”, concluye.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada