La banca, dispuesta a dar ayuda a corto plazo a Abengoa

En la imagen, una torre que pertenece a Abengoa en una planta solar en Sanlúcar la Mayor, cerca de Sevilla, el 15 de diciembre de 2015.

En la imagen, una torre que pertenece a Abengoa en una planta solar en Sanlúcar la Mayor, cerca de Sevilla, el 15 de diciembre de 2015.

Los principales bancos acreedores de Abengoa estarían dispuestos a conceder nuevos préstamos a corto plazo a la sociedad para evitar lo que podría ser la mayor quiebra en la historia empresarial de España, según fuentes, pero el futuro de la compañía sevillana más allá del mes de enero sigue incierto.

Las entidades financieras están preparadas a ofrecer 210 millones de euros a Abengoa para pagar las nóminas y mantener su actividad, dijeron dos fuentes bancarias familiarizadas con la situación.

La iniciativa de los bancos es un nuevo paso en las negociaciones que empezaron el mes pasado para mantener a flote la compañía sevillana.

Abengoa rechazó hacer comentarios al respecto al igual que el comité director que representa a unos 200 bancos acreedores en el mundo.

La compañía, fundada hace 70 años como empresa para diseñar y fabricar contadores eléctricos en Sevilla, es hoy en día un gigante de las energías renovables, que opera en 12 países en cuatro continentes.

La compañía recibió elogios por parte de muchos políticos, incluyendo el presidente estadounidense,Barack Obama, por sus plantas termosolares, que producen energía limpia a precios competitivos en lugares como el desierto de Mojave en Arizona o en la provincia del Cabo Norte en Sudáfrica.

Pero su agresiva expansión en el negocio de las energías limpias se vio acompañada de un elevado endeudamiento, que puso a Abengoa contra las cuerdas el año pasado cuando los bancos rechazaron extender las líneas de crédito.

Su capitalización en bolsa, que llegó a superar los 4.000 millones de euros el año pasado, ha caído entretanto en más de un 90 por ciento al temer los inversores un posible colapso de la compañía endeudada, que cuenta con una estructura financiera opaca y sigue controlada por la familia fundadora Benjumea.

Aunque no hay cifras oficiales sobre el conjunto de la deuda financiera de la compañía, otras fuentes conocedoras de la situación dijeron que el pasivo podría alcanzar los 25.000 millones de euro. La mayor parte de esta deuda se reparte entre bancos como Santander, HSBC y Credit Agricole.

Según la legislación española, Abengoa cuenta con un plazo hasta mediados de abril para alcanzar un acuerdo con sus acreedores y evitar un concurso en toda regla.

Según las fuentes bancarias consultadas, el camino para evitar la insolvencia consistiría en aceptar una quita considerable de la deuda a cambio de recibir una participación de control en Abengoa para reflotar la compañía posteriormente y vender las acciones a un precio más alto a fin de limitar las pérdidas.

“Abengoa cuenta con activos en marcha que generan caja además de una cartera de proyectos valorada en 8.000 millones y una participación de más de 600 millones de euros en Abengoa Yield”, dijo una de las fuentes, un banquero que participa en las negociaciones.

Las fuentes dijeron que los problemas de liquidez de Abengoa empezaron a principios de agosto cuando la banca española retiró líneas de crédito y garantías por importe de 650 millones en cuestión de horas al anunciar la compañía una ampliación de capital solo dos días después de haber negado tales planes.

El 13 de noviembre, Abengoa anunció que había encontrado un inversor dispuesto a inyectar 350 millones de euros, pero la operación fue cancelada el 24 de noviembre, obligando a la compañía sevillana a poner en marcha el preconcurso.

Entretanto, los acreedores han planteado a Abengoa a vender su participación del 43 por ciento en la filial estadounidense Abengoa Yield.

Aunque se han convocado nuevas negociaciones para este miércoles, los bancos, que podrían ver mermados sus resultados de 2015 en caso de que Abengoa se declarara insolvente antes de fin de año, están trabajando en un plan para garantizar la continuidad de la empresa hasta enero, dijeron las fuentes.

Los bancos están dispuestos a desembolsar 110 millones de euros en diciembre. A esta inyección podrían sumarse otros 100 millones de euros en enero si Lazard, la sociedad que asesora a Abengoa, presenta hasta el 18 de enero un plan de viabilidad fiable.

Los bancos contactaron también el Instituto de Crédito Oficial, para sondear si la agencia estatal podría aportar un préstamo de entre 15 y 20 millones de euros como parte de la primera línea de crédito, dijeron las fuentes.

El ICO rechazó hacer comentarios al respecto.

El martes, la banca acreedora mantuvo también una reunión con diversos fondos internacionales para tratar de embarcarles en el proyecto, aunque era improbable que los fondos participaran en esta transacción, dijo una de las fuentes.

En el informe anual de su accionista mayoritario surgieron nuevos indicios sobre la inestable situación financiera de Abengoa, según un documento al que tuvo acceso Reuters el martes.

Inversión Corporativa (IC), el vehículo a través del cual la familia fundadora de Abengoa fundador – la familia Benjumea – y sus socios ostentan el control de la compañía, pignoró una tercera parte de su participación de un 30 por ciento de Abengoa como garantía para un préstamo de 100 millones de euros concedida el año pasado a una filial de IC, según este documento.

El holding, que controla el 57 por ciento de los derechos de voto de Abengoa, entró en preconcurso en noviembre, al mismo tiempo que Abengoa y 30 otros socios, dijo un portavoz de Abengoa.

Las acciones de clase A utilizadas por IC como garantía para el préstamo suman el 20 por ciento de los derechos d voto de Abengoa llevan el 20 por ciento de los votos en Abengoa, lo que significa que el control de IC sobre Abengoa se vería mermado considerablemente si el holding deja de pagar sus deudas.

IC obtuvo en 2014 un beneficio de 63,6 millones de euros, de los cuales 12,9 millones de euros fueron distribuidos como dividendo, según las cuentas del año pasado.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada