Un centenar de afectados por el papel comercial del BES protestan en Lisboa

Protesta de afectados del Banco Espírito Santo (BES) el pasado mes de septiembre en Lisboa.

Protesta de afectados del Banco Espírito Santo (BES) el pasado mes de septiembre en Lisboa.

Cerca de un centenar de clientes afectados por el papel comercial del quebrado Banco Espírito Santo (BES) organizaron hoy una concentración de protesta en Lisboa de temática navideña para reclamar la devolución de los ahorros perdidos.

La acción fue convocada por la Asociación de Indignados y Engañados por el Papel Comercial (AIEPC) y congregó frente a la sede en la capital lusa de Novo Banco -la entidad creada con los activos saludables del BES- a manifestantes provenientes de otras zonas del país, principalmente del norte.

Los participantes llegaron ataviados con gorros navideños y colocaron un enorme árbol de Navidad decorado con mensajes de protesta frente al edificio, donde se había cortado la calle para facilitar la manifestación.

“Fuimos robados dentro del banco”, “Fuimos engañados, justicia”, “Papá Noel, hazme creer” y “Desistir, nunca” fueron algunos de los mensajes que decoraban el árbol, en el que también se colocaron fotografías del presidente del Banco de Portugal, Carlos Costa.

En total, los afectados por el papel comercial -o deuda a corto plazo- son unos 2.500 clientes y su inversión total en el grupo del BES, aún sin devolver, asciende a 550 millones de euros.

“Tras cuatro años de incredulidad, de injusticias, de malas decisiones en las ventas de patrimonio público (…) confiamos en el cambio decisivo del marco global, en el cambio del “arco de la gobernación” y en la moralización del propio sistema”, explicaron los organizadores en un comunicado.

Los afectados por el papel comercial alegan haber sido engañados por el banco, que supuestamente les vendió estos instrumentos financieros sin informarles de los riesgos, y se consideran perjudicados por la decisión de dividir el BES.

El Banco de Portugal (BdP) escindió en agosto de 2014 el banco en una parte saludable -reflotada con un crédito público de 3.900 millones y bautizada como Novo Banco- y en otra tóxica, que mantiene la denominación del BES y donde fue a parar el papel comercial.

El Gobierno socialista de António Costa, que tomó posesión en noviembre, se comprometió a buscar una solución para los afectados por el papel comercial antes de marzo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada