La disputa sobre DDHH entre Argentina y Venezuela marca la cumbre del Mercosur

Mercosur

De izquierda a derecha, la presidenta de Chile; Michelle Bachelet, el presidente de Uruguay; Tabaré Vázquez, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, la presidenta de Brasil; Dilma Rousseff, el presidente de Bolivia; Evo Morales, el primer ministro de Guyana; Moses Nagamootoo y la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, posan para la foto durante la XLIX Cumbre de Mercosur este 21 de diciembre de 2015 en Asunción (Paraguay).

En una cumbre marcada por las acusaciones entre Argentina y Venezuela sobre la situación política en ese país, el Mercosur firmó una declaración por el “respeto irrestricto a los derechos humanos” y traspasó la presidencia temporal del bloque de Paraguay a Uruguay.

La cumbre tuvo como gran ausente al presidente de Venezuela,Nicolás Maduro, cuyo lugar fue ocupado por la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, quien se convirtió en uno de sus protagonistas al presidente argentino, Mauricio Macri, en su debut en al ámbito internacional.

Precisamente, Macri “abrió el fuego” pidiendo la liberación de los presos políticos en Venezuela.

“Quiero pedir aquí expresamente delante de los Jefes de Estado miembros de Mercosur por la pronta liberación de los presos políticos en Venezuela, porque en los Estados parte (del Mercosur) no puede haber lugar a persecución política por motivaciones ideológicas o por pensar distinto”, declaró Macri.

Añadió que su Gobierno ve “con agrado que Venezuela asumió” los resultados de las pasadas elecciones legislativas, en las que triunfó la oposición, al tiempo que pidió “prudencia a la oposición de Venezuela tras los comicios”.

Pero señaló que su “visión de la democracia no es solo acudir a las urnas, la democracia es una forma de vida, (un) pacto de convivencia”.

Las declaraciones de Macri fueron contestadas por Rodríguez, quien acusó a Macri de hacer una injerencia en sus asuntos internos.

“Usted está haciendo injerencismo sobre los asuntos de Venezuela”, dijo Rodríguez, quien también acusó a Macri de defender “esta violencia política” mientras mostraba fotos de personas armadas, como una de un hombre con un bazooka, que ella fechó en las “manifestaciones pacíficas” de 2014.

Con las fotografías en la mano, Rodríguez espetó a Macri: “usted está defendiendo a esta persona, además lo ha hecho expresamente usted, está defendiendo este tipo de manifestación, esta violencia política”.

“Si vamos a hablar de derechos humanos, vamos a hablar con sinceridad, nosotros estamos en primera fila para ese debate”, destacó Rodríguez.

Macri fue el único de los mandatarios reunidos que se refirió a los presos políticos en Venezuela.

De hecho su intervención era muy esperada, después de que semanas atrás afirmara que durante esta cumbre pediría la aplicación de la cláusula democrática de Mercosur a Venezuela, aunque tras las elecciones legislativas venezolanas la canciller argentina, Susana Malcorra, dijo que ya no exigiría la puesta en marcha de esa medida.

En la cumbre participaron, además de Macri y Rodríguez, Horacio Cartes, presidente de Paraguay, país anfitrión, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, y la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff.

También tomaron parte Evo Morales, país en trámite de adhesión al bloque, Michelle Bachelet, presidenta de Chile, así como el primer ministro de Guyana, Moses Veerasammy Nagamootoo, estados asociados.

Todos ellos firmaron una declaración en la que se reitera “la importancia de la defensa y firme impulso de los valores y la plena vigencia de las instituciones democráticas y de la protección, promoción y respeto irrestricto de los Derechos Humanos”.

El texto asume que ese compromiso es necesario “para consolidar los procesos democráticos, condición esencial para toda integración”.

La declaración también se congratula de los diez años cumplidos desde la adopción del Protocolo de Asunción sobre el Compromiso con la Promoción y Protección de los Derechos Humanos en el Mercosur.

Ese protocolo consagra, según el texto, “la plena vigencia de las instituciones democráticas, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, pilares indispensables del desarrollo y proceso integrador de la región”.

Sobre la cumbre también han gravitado los intentos de Mercosur por llegar a una negociación con la Unión Europea para establecer un tratado de libre comercio, aunque ese tema no aparece en la declaración final.

Paraguay tenía la esperanza de que durante su presidencia se anunciara una fecha para comenzar un intercambio de ofertas comerciales entre la UE y el Mercosur, bloque que ya está preparado para comenzar ese proceso, según reiteraron Cartes y su canciller, Eladio Loizaga.

Sin embargo, Loizaga reconoció que esa labor queda ahora a cargo de Uruguay, cuyo presidente se comprometió a seguir impulsando esa hoja de ruta.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada