El primer ministro luso critica a la troika por no ver problemas en la banca

 El primer ministro de Portugal, el socialista António Costa.

El primer ministro de Portugal, el socialista António Costa.

El primer ministro de Portugal, el socialista António Costa, cargó hoy contra la troika que supervisó el rescate financiero entre 2011 y 2014 por haber pasado por alto graves problemas en el sector bancario.

“Desde que salió la troika -en mayo del año pasado- tuvimos dos resoluciones bancarias, lo que significa que no se miró donde se tendría que haber mirado”, dijo Costa en referencia a los casos del Banco Espírito Santo (BES) y el Banco Internacional de Funchal (Banif).

En una entrevista publicada hoy por el “Jornal de Notícias”, el jefe del Gobierno consideró que el ente que formaban la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional “perdió mucho tiempo mirando a juntas de distrito, municipios y a la administración central del Estado, pero poco en lo que tendría que haber mirado bien, que era la salud del sistema financiero”.

Los organismos internacionales concedieron en 2011 un préstamo de 78.000 millones de euros a Portugal, y a cambio exigieron la implementación de un severo programa de ajustes y recortes cuya aplicación controlaban de forma regular a través de exámenes trimestrales.

El escándalo del BES -con irregularidades en sus cuentas detrás de las cuáles se escondían pérdidas millonarias- y la reciente venta y liquidación del Banif -con un coste próximo a los 3.000 millones de euros para las arcas públicas- causaron estupefacción en Portugal, donde ya se cuestiona cómo la UE y el FMI no se dieron cuenta de la delicada situación financiera de la banca lusa.

En el caso del Banif, el dirigente socialista también arremetió contra sus antecesores en el Ejecutivo, de signo conservador, por estar “tres años aplazando soluciones” y dejar al nuevo Gobierno sin apenas margen para encontrar una solución.

En este sentido, apuntó que Bruselas presentó varias propuestas sobre la entidad, la última de ellas hace un año, cuando abogaba por una reestructuración que permitiese concentrar la actividad de la firma únicamente en los mercados donde era fuerte: las regiones autónomas de Madeira y Azores y entre las comunidades de inmigrantes lusos.

“Alguien tendrá que explicar por qué esa solución no fue encarada”, lanzó Costa.

Sobre su gestión, el nuevo primer ministro -asumió el cargo hace casi un mes- se comprometió a seguir revirtiendo las principales medidas de austeridad aprobadas durante los últimos años y se mostró seguro de que la negociación con los nuevos dueños de la aerolínea TAP para que la mayoría del capital vuelva a ser pública llegará a buen puerto.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada