Graduarse en Les Roches, un pasaporte a dirigir exclusivos hoteles de lujo

Acto de graduación de la Escuela Internacional de Alta Dirección de Hotel de Les Roches que tuvo lugar hace unas semanas en la localidad de Marbella (Málaga). Ahora hay un lugar donde se forma a los exclusivos directores de hoteles de lujo: Les Roches Marbella.

Acto de graduación de la Escuela Internacional de Alta Dirección de Hotel de Les Roches que tuvo lugar hace unas semanas en la localidad de Marbella (Málaga). Ahora hay un lugar donde se forma a los exclusivos directores de hoteles de lujo: Les Roches Marbella.

A lo largo de la historia, los directores de hotel han alcanzado su cargo empezando como botones y pasando por todos y cada uno de los puestos del establecimiento. Ahora hay un lugar donde se forma a los exclusivos directores de hoteles de lujo: Les Roches Marbella.

Carlos Díez de la Lastra, director general de Les Roches Marbella, explica que los directores carecían de formación académica y, por tradición, se formaban en el propio establecimiento empezando desde abajo, y el concepto realmente no ha cambiado.

La Escuela Internacional de Alta Dirección de Hotel de Les Roches Marbella utiliza la misma fórmula “acelerada” que ha marcado la tradición hotelera y forma en tres años y medio a directores de hoteles de lujo, obligando al futuro gerente a ocupar todos los puestos de responsabilidad del establecimiento.

Sacará la basura, fregará platos, será maitre o recepcionista, porque debe conocer y saber qué hacen todos aquellos a los que va a dirigir

Les Roches nació hace sesenta años en Suiza como primera alta escuela directiva hotelera, cuando en otros países no se pensaba en la formación hotelera, y hace veinte años hizo su incursión en España, por ser en esos momentos país de referencia turística. Y concretamente en Marbella, como polo turístico del lujo internacional.

El campus de Marbella es en sí mismo un gran hotel con todos sus departamentos: cocina, recepción, los cuatro modelos de restaurante más habituales en hoteles de nivel (bufé, a la carta, bistro y experimental y étnico), habitaciones y servicio de limpieza.

El primer año los alumnos están obligados a vivir en el campus y a partir del segundo pueden hospedarse en algunos de los apartamentos que rodean la escuela.

La elección de Marbella permite a los alumnos sumergirse en el mundo del lujo en el que trabajarán en un futuro hasta que las cadenas hoteleras internacionales se peleen por los graduados mejor calificados en esta cuna de exclusivos directivos de hotel.

El 80 por ciento del alumnado del campus es extranjero y hace unas semanas se ha celebrado la trigésimo novena ceremonia de graduación con estudiantes de 65 nacionalidades.

El director aclara que las calificaciones no son el requisito fundamental para ingresar en Les Roches: “Las notas son valiosas, pero no lo más importante”, resalta.

Sí lo es tener un nivel suficiente de inglés, ya que las clases se imparten en este idioma, y superar una entrevista personal en la que se hace un balance entre la capacidad analítica del aspirante y su capacidad de liderazgo.

Pero por encima de todo, lo que más se valora en la selección del alumnado es su relación con las personas y su multiculturalidad.

“Si tenemos un estudiante que no tiene respeto por las distintas culturas o razas, ese estudiante no es aceptado en Les Roches, como tampoco aquel al que no le gustan las personas. No es adecuado. A los directores tienen que gustarles las personas y tienen que tener una mente abierta”, recalca Díez de la Lastra.

Otro elemento importante para poder graduarse en este exclusivo campus es disponer de entre 20.000 y 30.000 euros anuales.

Las diplomaturas constan de siete semestres, de los cuales los alumnos sólo abonan cinco, ya que los dos restantes consisten en prácticas en hoteles de todo el mundo que no se pagan.

En sus veinte años de historia, Les Roches Marbella ha conseguido que más del 90 por ciento de sus graduados encontrara un buen puesto de trabajo en empresas de reconocido prestigio en la industria hotelera y turística internacional en más de 54 países.

Uno de ellos es Javier Mendizábal, graduado en Les Roches en 2009 y actualmente director residente del Gran Meliá Don Pepe Resort de Marbella.

“La educación impartida en Les Roches es muy práctica, te ayuda mucho porque todo lo que aprendes en teoría lo pones en práctica y te permite tener una idea general de esta industria”, comenta Mendizábal desde su puesto.

Les Roches Marbella iniciará en enero de 2016 una nueva convocatoria para el Título Universitario en Administración Hotelera Internacional (de tres años y medio) con especializaciones en Gestión Estratégica de Recursos Humanos, Gestión de Resorts, Gestión de Eventos o Emprendedores y Gestores de Pymes.

Además, ofrece el Diploma en Alta Dirección de Hotel (tres años) y el Postgrado en Dirección de Hotel (un año), y en abril de 2016 iniciará el nuevo Postgrado en Dirección de Marketing para el Turismo de Lujo (un año).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada