El café de Puerto Rico contará con su propia denominación de origen

La nueva ley establece unos parámetros de calidad fijados por la Asociación de Cafés Especiales de América para colocar el café de la isla al mismo nivel de los estándares que se utilizan a nivel internacional.

La nueva ley establece unos parámetros de calidad fijados por la Asociación de Cafés Especiales de América para colocar el café de la isla al mismo nivel de los estándares que se utilizan a nivel internacional.

El café de Puerto Rico será reconocido con una denominación de origen propia, después de que el gobernador de la isla caribeña, Alejandro García Padilla, convirtiera con su firma en ley el Proyecto del Senado 951, informaron hoy fuentes parlamentarias.

El presidente de la Comisión de Agricultura del Senado, Ramón Ruiz, informó a través de un comunicado de la firma por parte del jefe del Ejecutivo de esta iniciativa, que servirá para impulsar la promoción del café puertorriqueño en todo el mundo.

“La denominación ‘Café de Puerto Rico’ implica que el café boricua llevará un sello similar al del vino francés o al que lleva el aceite puro de oliva español”, apuntó sobre una medida que se implantará en los próximos años.

De esta forma a partir de 2019 podrá adquirir la denominación de origen todo el café que sea 100 % cosechado en Puerto Rico.

Explicó que “lo que buscamos es asegurar el prestigio de nuestro grano modernizando las disposiciones de la antigua Ley 60 que data de 1964, medida que queda derogada”.

“Nuestra herencia como productores del mejor café del mundo cuenta ya con más de 275 años de experiencia. Esta ley es para proteger el prestigio de nuestro grano”, resaltó Ruiz.

El comunicado recuerda que la nueva ley establece unos parámetros de calidad fijados por la Asociación de Cafés Especiales de América para colocar el café de la isla al mismo nivel de los estándares que se utilizan a nivel internacional.

Para que el grano de café tenga la denominación de origen 100 % puertorriqueño los granos no podrán tener más de cinco defectos en una muestra de 300 granos y el contenido de humedad debe estar entre el 9 y el 13 %, además de no contener granos verdes.

“Cuando el café sea mezclado con grano extranjero deberá explicarse en la etiqueta para diferenciarlo del café 100 % puertorriqueño”, dijo el antiguo secretario de Agricultura y asesor de la Comisión, José Orlando Fabre.

La nueva norma establece que para asegurar que no exista confusión en el consumidor los adjetivos como “de alta calidad”, “gourmet”, “fino”, “premium”, entre otros, ya no podrán ser utilizados para describir el grano.

Cualquier producto que viole la nueva ley no podrá ser comercializado en Puerto Rico y será embargado por el Departamento de Agricultura local, agencia encargada de ejercer las disposiciones de la norma y las multas.

La nueva medida faculta además al Departamento de Estado de Puerto Rico a tramitar ante la Oficina Internacional de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) el registro de la denominación “Café de Puerto Rico” y realizar las gestiones necesarias para cumplir con ese propósito.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada