El 1 % de los españoles concentra más riqueza que el 80 % más pobre

Un hombre pide limosna en una calle del centro de Ourense.

Un hombre pide limosna en una calle del centro de Ourense.

El 1 % de la población española concentra más riqueza que el 80 % más pobre, según ha advertido hoy la ONG Oxfam Intermón en la presentación de su informe anual sobre desigualdad.

El informe, bajo el título “Una economía al servicio del 1 %. Acabar con los privilegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema”, ha sido presentado en Londres, Madrid y Barcelona con la vista puesta en el Foro Económico Mundial (WEF), que se celebrará en Davos (Suiza) del 20 al 23 de enero.

La ONG ha denunciado que los presidentes de las empresas del IBEX35 cobran 158 veces más que el salario de un trabajador medio español.

En el caso de Cataluña, el patrimonio de las 20 mayores fortunas catalanas ha aumentado un 34 % en 2015 y el patrimonio del catalán más rico equivalía a la renta anual de 150.000 familias medias en 2014.

Según ha afirmado el director de Oxfam Intermón en Cataluña, Francesc Mateu, “estos datos indican un crecimiento de la desigualdad a favor de las minorías”.

De forma global, Mateu ha afirmado que la pobreza extrema ha disminuido, pero al mismo tiempo ha aumentado la desigualdad, de modo que el 1 % más rico de la población mundial tiene más dinero que el 99 % restante.

“Si hubiéramos tomado medidas para evitar la desigualdad, quizás entre 200 y 300 millones de personas habrían salido de la pobreza”, ha lamentado Francesc Mateu.

El responsable de Fiscalidad y Sector Privado de Oxfam Intermón, Miguel Alba, ha destacado que la desigualdad afecta especialmente a las mujeres, ya que “la brecha salarial de género es más grande en los países más desiguales” y la mayoría de trabajadores peor remunerados y en condiciones más precarias son mujeres.

Frente a estos datos autonómicos, estatales y globales, el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha asegurado que la desigualdad “no es una cuestión de Norte y Sur”, sino que existe en todos los países, tanto si son desarrollados como en vía de desarrollo.

Costas, que también es catedrático de Política Económica en la UB, ha advertido que la desigualdad impide que se desarrolle una sociedad decente, “carcome” la democracia y “asesina” lo que él considera el “buen capitalismo”, es decir, el centroeuropeo y nórdico, “no el norteamericano o el chino”.

Según Oxfam Intermón, los paraísos fiscales tienen “un papel clave” en el crecimiento de la desigualdad, ya que la inversión de España en paraísos fiscales creció un 2.000 % en 2014 y con lo que se pierde con esta fuga “se podrían financiar políticas públicas, especialmente enfocadas en educación y sanidad”.

“El sistema político español actual refleja las preferencias de las élites económicas, cuando debería recoger las preferencias de los perdedores de la crisis”, ha asegurado Antón Costas.

En el mundo, la riqueza individual oculta en paraísos fiscales alcanza los 7,6 billones de dólares, “el equivalente al PIB de Alemania y Reino Unido sumados”, según Miguel Alba, lo que supone una pérdida de 190.000 millones de dólares al año en ingresos fiscales.

Alba ha destacado que la inversión empresarial en paraísos fiscales se ha multiplicado casi por cuatro entre 2000 y 2014, el doble que la economía mundial, y “supone unas pérdidas de al menos 100.000 millones de dólares al año para los países en desarrollo”.

La ONG también ha denunciado que nueve de cada diez de las empresas más grandes del mundo, entre ellas las que apoyan esta edición del WEF, están presentes en al menos un paraíso fiscal.

Por este motivo, Oxfam Intermón ha hecho un llamamiento para acabar con los paraísos fiscales, ya que “recuperar estos recursos que se escapan es vital para invertir en la atención sanitaria, educación y otros servicios públicos esenciales que determinan la suerte de las personas más pobres del mundo”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada